Israel

Un importante debate público tuvo lugar hace unos días en EE.UU.  entre dos principales organizaciones judías de ese país, referido a la política de Obama sobre el conflicto israelí-palestino. Este debate refleja por un lado la madurez de la comunidad judía estadounidense y por el otro el rol determinante que para ello ha jugado la aparición de JStreet -brazo político del movimiento pro-Israel, pro Paz- hace apenas algo más un año. Este acontecimiento debería ser estimulante para la comunidad judía de nuestro país, tan carente de verdaderos debates como los que la caracterizaron en otros tiempos. Ofrecemos a nuestros lectores una crónica sobre este tema de  la corresponsal en Estados Unidos del diario Haaretz y un link para acceder a la publicación en JStreet y desde ésta al la del New York Times.        


Fuente: Haaretz  (6-08-09)

Siete meses después de la toma de posesión de Obama, la querella  entre las principales organizaciones judías de los EE.UU. está teniendo lugar detrás de puertas cerradas y puede estar alcanzando su peor grado confrontación que se recuerde recientemente.

Las organizaciones de la izquierda judía de los EE.UU. han sido alentadas por la elección de Obama, y según  algunos Demócratas judíos en Washington, las tensiones han estado empeorando por haber disminuido el acceso de judíos derechistas a funcionarios de alto rango de la Casa Blanca, en contraste con el casi monopolio que detentaban en su acceder a funcionarios de la administración Bush en los pasados ocho años.

Leer más...

Israel

Fuente: Para CONVERGENCIA (5-08-09)

{mosimage}Obama, Netanyahu y Abbás han cerrado el círculo. Casi todo está dicho. En sus últimas reuniones de Washington y en sus respectivas intervenciones en El Cairo, Bar Ilán y Belén, no puede ser más evidente un desencuentro que debe leerse palabra por palabra en el contraste entre los tres discursos. Este empieza por la naturaleza del problema al que juntos se enfrentan.

Obama señaló la tensión entre EE.UU y el mundo musulmán, buscó sus raíces en el colonialismo, la guerra fría y las dificultades de la modernización, y desgranó un repertorio en el que está el extremismo islámico, el conflicto israelí palestino y la proliferación nuclear, claramente separados uno de otro.


Leer más...

Nacionales

Fuente : Nuestra Propuesta  ( 23-07-09)

{mosimage}Los tamberos, acompañados por la  Mesa de Enlace, regalaron leche en todo el país como forma de protesta por la crisis del sector. Exigen medidas urgentes del gobierno para recuperar la rentabilidad. Mientras el costo de producción de un litro de leche es de alrededor de 1,10 pesos, los productores reciben un precio de 83 centavos por litro. Dicen que es porque el gobierno mantiene “planchado” el precio de la venta en el mercado interno. “Alguien se está quedando con la plata de los consumidores porque ésta no llega a los productores”, gritó recientemente el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, durante un acto en San Justo.

Leer más...

Nacionales

Eentrevistado por Silia Naishtat, Roberto Frenquel atribuye a la falta de credibilidad el derrumbe de la inversión y la fuga de capitales.

Fuente :Clarín, (03-08-09)

{mosimage}Padre de un hijo rockero y él mismo trompetista en su juventud, a Roberto Frenkel se lo considera un experto en planes de estabilización económica. Durante la administración Alfonsín, en 1985, lanzó el plan Austral que ayudó, al menos por un tiempo, a contener la inflación. Eduardo Duhalde lo convocó en el vértigo del 2002. Y Amado Boudou lo escuchó durante dos horas el último martes.

Para Frenkel, todos los caminos llevan a un mismo razonamiento: "El problema no es la economía, sino el Gobierno", le dice a Clarín. Este economista no muestra incomodidad en la entrevista al confesar cómo vio al ministro. Así, cuenta que Boudou "es consciente que el Indec no tiene ninguna credibilidad y que muchas de las iniciativas anunciadas son puro maquillaje. Boudou no dispone de mucho tiempo. Recuperar credibilidad es una cuestión imprescindible para hacer política económica. Si de partida, un ministro de Economía no tiene autoridad ni credibilidad, no puede hacer nada".

Leer más...

Nacionales

Análisis e ideas para sumar al debate y la mirada aguda del ex jefe de Gabinete, uno de los fundadores del modelo kirchnerista
    

Fuente Diario Crítica de la Argentina.(26-07-09)
{mosimage}Hagamos un ejercicio. Pensemos en el mundo y en la Argentina de un año atrás y comparémoslo con el presente. Un año atrás el mundo comenzaba a experimentar algunos problemas. Los mercados financieros de los países centrales se tambaleaban y muchos de sus actores redireccionaban sus inversiones hacia operaciones sobre materias primas (commodities). Así, el precio de los cereales y oleaginosas, por un lado, y del petróleo, por el otro, se dispararon de manera casi incontrolable. El barril de petróleo llegó a orillar los 150 dólares y la soja experimentó un precio superior a los 610 dólares la tonelada. La economía europea entonces se mostraba estable y los republicanos empezaban a despedirse de la administración de los Estados Unidos inmersos en problemas bélicos, fiscales y financieros.


Leer más...

Nacionales

Fuente: Página 12 (30-07-09)

{mosimage}El Presupuesto nacional debería ser un instrumento clave de ejecución de política por parte del Gobierno a cargo del Estado nacional, y de control y evaluación por parte del Congreso. Por algo se lo denomina “Ley de leyes”. Pero no es así, por razones compartidas. Ni el Ejecutivo (el actual, ni ninguno anterior) se ciñe estrictamente a lo que marca el Presupuesto, ni el Congreso (éste ni los que lo precedieron) evalúa y controla lo ejecutado. Es en virtud de tantas fallas que la discusión en torno de los denominados “superpoderes” se convierte en “artificial”, aunque involucre el manejo y reorientación de miles de millones de pesos al año, nada artificiales. Así como el Presupuesto, su ejecución y su control, la limitación de las atribuciones para mover partidas debería ser una “cuestión de Estado”, por la que hoy debería celebrarse la iniciativa oficial.

Leer más...

Israel

Fuente:  Yediot Aharonot   (3-08-09)

El autor del artículo, conocido escritor y periodista de Israel, ironiza al actual politburó israelí en sus esfuerzos por borrar de la conciencia de sus ciudadanos árabes lo que es un componente inseparable de su historia: la Nakba.

Esta semana visité la Knesset (Parlamento israelí) por tercera vez en mi vida. La primera vez aconteció durante la guerra de la independencia, cuando el sitio no estaba bajo dominio israelí. El edificio es monumental. Si se concreta la política de Netanyahu de entrar en guerra con los norteamericanos, ni siquiera el ejército de los Estados Unidos sería capaz de conquistar el edificio de la Knesset. El parlamento israelí se refleja como la intrépida fortaleza de un pueblo muy férreo. Cercos, alambres de púa, gruesas paredes, policías, pasillos. Un horrible bastión rodeado de edificios mucho más desagradables. En ninguna otra capital del mundo vi una fortificación más blindada que ésta. Así, si se desata la guerra programada, la Knesset persistirá. Esto es lo que se denomina “una democracia segura”.

Leer más...