Categoría: Nacionales

Fuente: El Cohete a la Luna   (19-04-2020)

Con la propuesta presentada por el Ministro de Economía Martín Guzmán a los acreedores privados bajo legislación extranjera, en el año electoral de 2023 la Argentina sólo debería pagar 300 millones de dólares. En una entrevista con El Cohete a la Luna en su despacho sobre la Plaza de Mayo, Guzmán manifestó su apoyo explícito al impuesto sobre las grandes fortunas en el que están trabajando los diputados Máximo Kirchner y Carlos Heller.

Dijo que lo había analizado en detalle, que sólo afectaría a 11.000 personas con patrimonios de por lo menos dos millones de dólares y que se avanzaría al respecto en los próximos días. También sostuvo que es imprescindible una reforma profunda del sistema financiero. Con el tono suave con que afirma las cosas más duras, reiteró que no hay margen para más austeridad y ajuste y anunció que también deberá reprogramarse la deuda con el FMI, que la Argentina no está en condiciones de pagar. Estas reformas son necesarias, dice, porque durante décadas las reglas del juego no han sido escritas por los pueblos sino por el poder financiero internacional y son funcionales a ese poder y no a las necesidades de la sociedad, donde se acentuó la desigualdad.

La carta orgánica del Banco Central enmendada en 2012, cuando su actual presidente Miguel Pesce era el vice de Mercedes Marcó del Pont, suministra herramientas regulatorias. Pero ante una pregunta específica, Guzmán no descartó que también se deba modificar la ley de entidades financieras, sancionada por el dictador Jorge Videla y su ministro José Martínez de Hoz en febrero de 1977. Esa ley fue la base del proceso de apertura, desregulación, endeudamiento masivo y valorización financiera del capital.

Al referirse a los distintos tramos de la deuda pública, Guzmán enunció una meta que podría traducirse en la pesificación del endeudamiento, dado lo nocivo de la deuda en dólares que se espiralizó durante el gobierno anterior y sostuvo la necesidad de crear activos de inversión en pesos que sean más atractivos que las letras del Banco Central. Pero descartó la posibilidad de que las provincias emitan sus quasimonedas como hace dos décadas.

La entrevista se tramitó a lo largo de la semana, con una condición: no podía ser antes del jueves, cuando el Ministro acompañaría al Presidente Alberto Fernández en la presentación de la oferta en presencia de los gobernadores. Desde el ministerio se planteó que fuera off the record, porque había cuestiones confidenciales que no podían revelarse en plena negociación, pero el Cohete no lo aceptó. Con una flexibilidad que agradecemos, Guzmán aceptó que fuera una entrevista abierta sin limitaciones. Él sería dueño de sus respuestas y de los silencios que considerara necesarios. Cuando regresé a mi casa me encontré con una nota de Alejandro Bercovich donde narraba la amenaza que Guzmán recibió del director ejecutivo de Mercados Emergentes de BlackRock, el mexicano Gerardo Rodríguez:

—Yo no sé si ustedes tienen claro con quiénes se están metiendo. Nosotros tenemos espalda y podemos sentarnos a esperar a negociar con otro gobierno que entienda a los mercados. Como los entendía el gobierno anterior, por ejemplo.

El directivo de otro fondo no fue menos claro:  «Lo que nos tienen que mostrar es un sacrificio que duela», dijo, según la transcripción de Berco. Guzmán no acepta ni una cosa ni la otra.

A continuación, las cosas que el Ministro dijo on the record  (hacer click)