Categoría: Nacionales

Fuente: El Cohete a la Luna    (3-03-2019)

Las declaraciones, audios y documentos difundidos a partir del dictamen del juez Alejo Ramos Padilla revelan que dos de las terminales de las operaciones judiciales, periodísticas y de espionaje poseen indudables conexiones con las embajadas de Estados Unidos e Israel. Ambos países además se encuentran comprometidos en destruir los modelos de integración y en fomentar en Venezuela el estallido de una guerra civil, la división de las fuerzas armadas y/o la intervención directa de países limítrofes y/o del Comando Sur del Pentágono.

D´Alessio es uno de los eslabones más pequeños (el que quedó expuesto) de una operación geopolítica destinada a clausurar la integración regional y la soberanía latinoamericana mediante la persecución de los dirigentes políticos que pueden viabilizarla. De paso, como es su costumbre, sus eslabones más grotescos hacen caja para uso personalísimo.

Uno de los nexos centrales de Marcelo D´Alessio con la embajada de Israel es Mario Montoto (foto junto a Marcelo Mindlin), tal como queda explicitado en varios párrafos de las 216 fojas del dictamen del juez Alejo Ramos Padilla. “MM” (o “el 1”) como lo denomina D´Alessio en varios intercambios de WhatsApp, es el actual presidente de la Cámara de Comercio Argentino Israelí. Durante un largo periodo, Montoto fue acompañado en esos menesteres comerciales por Sergio Szpolski, actual socio de Horacio Stiuso en diferentes emprendimientos de importación y venta de aparatología de seguridad.

Szpolski (quien ha sido procesado recientemente por la apropiación indebida de tributos y aportes a la seguridad social de su empleados del Grupo 23, y embargado por $ 93.000.000) y Montoto comparten un vínculo cercano con Juan José Gallea, actual jefe de Finanzas de la AFI. Gallea, a su vez, es socio de Darío Richarte, actual vicepresidente de Boca Juniors. Y Richarte es el segundo de Daniel Angelici, que en los últimos días irrumpió como defensor acérrimo de Stornelli, a la sazón ex director de seguridad de ese club durante la presidencia de Macri.

Richarte y Gallea fueron socios desde 2010 en la panificadora Balcarce, donde se desempeñaba con cargo gerencial María Cecilia Rossero, la esposa de Horacio Stiuso. En la Cámara de Comercio Argentino Israelí también revista en la actualidad Miguel Steuermann, quien paralelamente se desempeña como director de la FM Jai, la emisora radial del sector más reaccionario de la colectividad judía, que acompañó a la jueza Sandra Arroyo Salgado en su gira por Israel durante enero y febrero de 2017, transformándose en su jefe de prensa durante el periplo.

Durante su estancia en Tel Aviv y Jerusalén, Steuermann y Arroyo culparon a Cristina Fernández de Kirchner de la muerte del ex fiscal Natalio Alberto Nisman. En su viaje concertaron una entrevista con Damián Pachter, el periodista que brindó vía Twitter la noticia de la muerte del fiscal. Días antes de emprender el viaje por Medio Oriente junto a la titular del juzgado federal número 2 de San Isidro, el 16 de enero de 2017, Steuermann entrevistó a Pachter quien afirmó: “A mí no me caben dudas que la orden de asesinar a Nisman vino de la entonces Presidente Cristina Kirchner”. La aseveración de Pachter contó con la aquiescencia del director de Radio Jai, una de las emisoras que le brindó más minutos de aire a Waldo Wolff, el diputado del PRO que exigió un jury de enjuiciamiento contra el juez Daniel Rafecas, bajo la imputación de proteger al kirchnerismo por dictaminar contra la desquiciada denuncia de Nisman en la que se acusaba a CFK, Timerman y otros.

Bibi, Mario y Rafael

En septiembre de 2017 el primer ministro Bibi Netanyahu arribó a la Argentina con un grupo de empresarios ligados mayoritariamente a la industria bélica y de seguridad. Argentina ya había adquirido 4 lanchas por un valor inflado de 49 millones de dólares sin contar las comisiones de los intermediarios. Dos de los cicerones de las empresas comercializadoras de implementos de seguridad y ciberseguridad fueron Montoto y Guillermo Yanco, esposo de Patricia Bullrich. Entre los integrantes de la comitiva de empresas que acompañaron al líder del Likud, partido de la derecha gobernante, figuraba el NSO Group, ligado en su origen a Rafael Advanced Defense Systems, la corporación de industrias de defensa de Israel. NSO Group es una de las tantas start-ups generadas a partir de una decisión militar enfocada al área del software estratégico, con base en la célebre Unidad Militar 8200, ubicada en el área del Néguev. El NSO Group es además proveedor de software de geolocalización utilizado por el conglomerado de empresas Rafael Advanced Defense Systems. Su sombría fama reside en las variadas denuncias de espionaje con base en una de sus aplicaciones, el software intrusivo Pegasus. [1] Esta aplicación se hizo conocida luego de que el New York Times difundiera que el ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, compró el Spyware a NSO Group en U$S 32.000.000 el 29 de octubre de 2014, y lo utilizó contra los familiares de las 43 víctimas de Ayotzinapa. [2]

 Negocios blindados

Ante la requisitoria del periodismo, Montoto minimizó su vínculo con D’Alessio. Este último detalla en sus intercambios virtuales que Bullrich y Montoto financian parte de sus tareas de protección y defensa jurídica de Fariña, uno de los denunciadores seriales del kirchnerismo.[3] Montoto no sólo apoyaba la tarea sino que guió a las empresas israelíes en la tarea de colocar aparatología bélica y de seguridad. Con ese cometido, logró obtener la licitación del sistema de identificación automática de navíos y sistemas de radarización para los embarcaciones de guardacostas, en el marco de un pliego licitatorio que muchos consideran hecho a su medida.

Durante el anterior gobierno, las reuniones de Montoto con funcionarios registraban al traficante como interesado en nombre de alguna empresa.

Montoto pedía audiencia como empresario.

En ese mismo rol de facilitador, el 26 de junio de 2018, Montoto participó de la visita realizada al Ministerio de Defensa, acompañando a varios funcionarios de la corporación Rafael Advanced Defense Systems, cabeza del polo industrial militar israelí. Según funcionarios del Ministerio, dicha reunión fue preparada originalmente por Yanco. De la comitiva de Rafael participaron, entre otros, el titular de soluciones cibernéticas, Michael Arov, y su colega Michael Bernat, responsable de datamining, lo que en castellano se traduce como minería de datos. Esta última disciplina tiene como objeto el análisis de la web profunda, la detección de grupos de interés y su posterior capacidad de direccionar fake-news según perfiles específicos, además de realizar seguimientos y geolocalizaciones a través de celulares. Por parte de la Argentina participaron Mario Montoto, en su calidad de Asesor, y Raúl Parodi, Subsecretario de Ciberdefensa.

El 9 de noviembre, poco tiempo antes que El Cohete a la Luna difundiera los primeros informes del caso D`Alessio/Stornelli, Montoto participó de otro revelador encuentro, esta vez junto a Andrés Ibarra de la actual Secretaria de Modernización del Estado. El carácter de la reunión, consignado por el registro único de audiencias del Ministerio del Interior, informa que fue difuso.

 

Ahora en cambio, figura como Asesor del gobierno.


Sin embargo, lo que no pareció ser impreciso fue el material secuestrado durante el allanamiento en la casa de Marcelo D`Alessio en el Country Saint Thomas, en una de cuyas 47 bolsas fueron consignados dispositivos de espionaje importados de Israel. Las cámaras ocultas que D`Alessio dice haber corroborado con la Embajada de Israel (por las cuales habría recibido felicitaciones), el estudio de grabación montado en su casa para la digitalización de fake news, y su obsesión por el hallazgo de grupos terroristas de Hezbollah en la Triple Frontera, explican en demasía afinidades electivas en relación a la delegación diplomática israelí, y sus acólitos locales, Montoto, Yanco, Bullrich y Waldo Wolff. [4]

Algunos de los antecedentes se remontan a julio de 2016, cuando Patricia Bullrich declaró: “Ahora estamos comenzando a trabajar en un centro de inteligencia en ciberdelito y ciberterrorismo (…) Estamos trabajando con la Dirección de Comunicaciones de la Corte (la ex OJOTA, encargada de las escuchas telefónicas) en el establecimiento de protocolos (…). El diputado Waldo Wolff lo está trabajando con expertos de distintos lugares en el mundo, para saber qué hacer y cómo operar para que no se colapsen las comunicaciones y la logística”. [5]

Bullrich y Wolff cumplieron con su compromiso de trabajar en forma concienzuda el tema. El 24 de diciembre de 2018 el diputado del PRO se sinceró públicamente con la siguiente revelación: “Yo también tengo acceso a carpetas de la vida privada de mucha gente”.[6]


Montoto con el embajador de Israel, Ilan Sztulman, y Daniel Hadad.

Protectorado bifronte

La proximidad de MM con Hadad, Bullrich y el ministerio de Defensa tienen su correlato cotidiano en las oficinas de la cancillería argentina. Según un importante funcionario de esa cartera, es habitual la recepción de llamadas de las dos delegaciones diplomáticas citadas, exigiendo respuesta a sus demandas comerciales y relativas a posicionamientos en los foros internaciones. Esas prerrogativas, avaladas por la jerarquía ministerial de Jorge Faurie, son coherentes con el territorio liberado disfrutado por D’Alessio para dar rienda suelta a sus tropelías de espionaje y extorsión.

En una de las grabaciones que le hizo Etchebest, D’Alessio dice que trabaja para el ministerio de Seguridad gracias a Montoto, a quien llama uno de los hombres más poderosos del país, dueño de todas las cámaras de seguridad y socio de Hadad en el 50% de Infobae. Bullrich y Montoto lo negaron. Pero en las fojas 157 y 158 del procesamiento de D’Alessio, el juez Alejo Ramos Padilla consignó un diálogo más que significativo entre el agente de inteligencia y el fiscal Stornelli.


Montoto aprecia a Stornelli y por eso D’Alessio se presta a la grabación ilegal que le pide

A pesar del escándalo jurídico y sus ecos periodísticos en distintos medios internacionales, la Embajada de los Estados Unidos no brindó hasta ayer respuestas al juez Ramos Padilla sobre los vínculos de D´Alessio con algunos de sus muchos organismos de inteligencia ni acusó en los tribunales a D´Alessio por la utilización de credenciales de la DEA, no obstante el cuantioso material encontrado en su casa (credenciales, armas de grueso calibre e incluso su doble ciudadanía argentino-estadounidense), y al relato de una de sus víctimas, el empresario Pedro Etchebest. En la conversación identificada por el juez Ramos Padilla con el No. 4, D’Alessio detalla con precisión quirúrgica datos relativos a sociedades empresariales de los hijos de Etchebest residentes en Estados Unidos, información que, se presume, proviene de fuentes de inteligencia. [7]

En el allanamiento en Saint Thomas se encontraron detallados informes en inglés con membrete “Government Watch List Notice”, que actualmente se siguen peritando. [8] D’Alessio también se jactó de actividades orientadas a hostigar al gobierno venezolano mediante operaciones de desprestigio planificadas: “(…) Vos tenés información para darme, de Chávez, de Maduro, de PDVSA, de esto de lo otro. Tiene un desastre para darme. Yo voy a Stornelli, con esto lo siento a declarar… y le digo acá hubo 50 palos a repartir…” [9].

En absoluta coherencia con los sucesos locales, el último miércoles se conoció que el primer ministro israelí Netanyahu fue acusado penalmente por el Fiscal General de su país bajo la imputación de corrupción. La medida se refiere a tres casos:

  • soborno (aceptación de dádivas),
  • fraude por tramitación de beneficios ilegales para el diario israelí Yedioth Ahronoth, y
  • concesiones irregulares en favor de la empresa de telecomunicaciones Bezeq.

En forma llamativamente coincidente, el mismo día el ex abogado de Donald Trump durante una década, Michel Cohen, denunció ante una Comisión del Congreso de los Estados Unidos al actual Presidente de los Estados Unidos por haber comprado el silencio de dos mujeres (una ex modelo de Playboy y otra actriz porno) a quienes sobornó con 300.000 dólares.

Las operaciones judiciales, comunicaciones y de espionaje tienen origen fuera de la Argentina y cuentan con actores locales que las operativizan. Son el modus operandi global que desafía el orden democrático y que está destinado a manipular los gobiernos y las conciencias, con el objeto de garantizar la continuidad de una hegemonía que, a pesar de los esfuerzos denodados, continúa resquebrajándose.

 
[1]. https://bit.ly/2HyfDcy

[2]. https://nyti.ms/2T6RKme

[3] . En una de las grabaciones D’Alessio asegura que Patricia Bullrich paga 200.000 pesos por la defensa de Fariña.

[4]. En los registros de audio tomados a D´Alessio, incluidos en el dictamen del juez, se escucha: “La cámara oculta la hice yo. Se avisó a la embajada israelí y felicitaron el trabajo. Por lo que respecta a la Argentina estoy seguro es una pegada!!”

[5]. https://bit.ly/2oOVJRM

[6]. https://bit.ly/2RbRL2v  (Minuto 7:20)

[7]. Foja 17 del dictamen del juez Ramos padilla.

[8]. Op. Cit. Foja 90

[9]. Op. Cit. Foja 175

Notas relacionadas

Los 7 misterios del caso D’Alessio

El dirigente kirchnerista Roberto Porcaro, otro objetivo del extorsionador D'Alessio

Un caso testigo de lawfare