Categoría: Nacionales

Fuente: Política Argentina     (20-06-2018)

Con el anuncio de los cambios en el Gabinete aún fresco, el perfil activo que inevitablemente iba a tener el lunes en la Casa Rosada no concluyó con la clásica reunión de "mesa chica" que en este caso mantuvieron solos María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña. Tampoco la intensidad del día partió de los rumores de que habría más desplazamientos de ministros. Fue otro encuentro el que desató una ola de rumores diversos y, tal vez, consecuencias graves: Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema, arribó a Balcarce 50 para reunirse con Mauricio Macri. Y todo se mantuvo en secreto.

Los rumores: que el jefe del máximo tribunal de justicia va a renunciar; que hablaron del caso Farmacity y su relación con el vicejefe de Gabinete Mario Quintana; que la cuestión fue la agenda de sentencias en materia de jubilaciones que el Gobierno busca evitar; que se trata de la presentación del nuevo Código Penal.

Pero lo concreto es que la Corte y la justicia decidieron cosas precisas que la al día siguiente: el máximo tribunal de Justicia convocó, con Farmacity y Quintana en medio, a un debate para definir si corresponde a la Provincia de Buenos Aires o a la Nación regular ciertos aspectos de la actividad farmacéutica en el ámbito de esa provincia; también resolvió que la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo tendrá que decidir qué fuero y juez examinará la validez del cuadro tarifario del gas de 2017, como pidió Energía. Pero además, Casación Penal apartó a Sabrina Namer, integrante del TOF 8 que juzgará a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner por el presunto encubrimiento de la investigación del atentado a la AMIA a través del pacto con Irán. Todo en un día.

"Por el secretismo, no puedo descartar que la reunión Macri-Lorenzetti haya incido en el apartamiento de Namer", aseguró Alejandro Rúa, el abogado del excanciller Héctor Timerman en la causa, a Política Argentina en una entrevista exclusiva. El letrado, que también defendió a CFK hasta febrero de este año, desmenuzó todos los pasos que siguió la investigación que surgió a partir de una cuestionada denuncia del fallecido fiscal Alberto Natalio Nisman, precisó cómo la justicia fue deshaciéndose de jueces y fiscales no alineados con la hipótesis acusatoria, reveló por qué los argumentos de la sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Mariano Hernán Borinsky (presidente), Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos (vocales), para quitar del medio a Namer son insostenibles y criticó con dureza el ocultado encuentro entre el jefe de Estado y el titular del máximo tribunal de justicia del país.

¿Por qué sacaron del medio a la jueza Namer del juicio contra Cristina, Timerman y otros exfuncionarios generado a partir de la denuncia de Nisman sobre el pacto con Irán?

Todo este caso, desde un inicio, tuvo un destino que es el de apartar a todos aquellos jueces o fiscales que sostengan la inexistencia de un delito o que puedan juzgar independientemente el caso y reemplazarlos a lo largo del proceso por jueces de conveniencia a la hipótesis acusadora, que sostengan ineludiblemente la acusación.

De lo que afirma, se puede inferir que se trataría de un paso más en un proceso sistemático por parte de la justicia.

Esto pasó con el juez (Daniel) Rafecas, después con el juez (Ariel) Lijo, finalmente fue designado el juez (Claudio) Bonadio, que había sido apartado ya dos veces por ser parte del encubrimiento al atentado de la AMIA. Lo mismo pasó con la sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, donde apartaron a (Jorge) Ballestero y (Eduardo) Freiler, y los reemplazaron por (Martín) Irurzun y (Eduardo) Farah. También pasó con la sala de Casación, donde desplazaron al fiscal (Javier) De Luca y a la sala I que tenía que intervenir en Casación originariamente, e intervino la sala IV de Casación y otro fiscal distinto a De Luca, que había dicho que no había delito.

¿Se suma a esa serie el caso del famoso Tribunal Oral Federal 9?

Cuando la causa pasó a la etapa de juicio, amañaron esa constitución del Tribunal Oral 9, que también tenía como destino consagrar a jueces designados fraudulentamente. Cuando eso fue anulado por la propia Corte Suprema, por sorteo salió designado el TOF 8, y allí tampoco este caso pudo admitir, después de tanto esfuerzo en su armado, la consideración de un tribunal independiente. Eso llevó a que hoy estos mismos jueces que aparecen siendo ellos mismos jueces del caso a partir de maniobras fraudulentas decidan el apartamiento de una jueza.

Entonces, ¿qué significa todo este esquema de decisiones deliberadas de la justicia en esta causa contra CFK?

No hay más que entender que este caso solamente se sostiene si designan jueces amañados para sostener fraudulentamente la acusación. En los próximos días designarán un juez, hasta que sea un juez que garantice una condena.

¿No comparte ni un solo argumento de legalidad de los sostenidos, con diferencias, por Borinsky, Gemignani y Hornos para desplazar a Namer?

El juez Hornos, que fue uno de los magistrados que hoy acaba de ser uno de los que desplazó a Namer, hasta esta causa -la denuncia de Nisman-, se había apartado de todas las causas vinculadas con el caso AMIA porque él también había sido fiscal de Cámara en el caso AMIA. Y eso generó que siempre se apartara. Incluso estaba apartado en la causa en la que se juzgó la incostitucionalidad del memorando. Y en ésta no aceptó el apartamiento y se quedó, pero su situación no es distinta de la de Namer porque él también fue fiscal del caso AMIA. Aparta a otra jueza por haber sido fiscal del caso cuando él también lo fue.

En secreto, Macri recibe en Casa Rosada a Lorenzetti, a quien una socia de Macri quiere echar a través de un juicio político. Se sugieren diferente rumores acerca de la reunión, que incluyen la salida del titular de la Corte. Sin embargo, al otro día el máximo tribunal toma dos decisiones a pedido del Gobierno y también aparece este apartamiento de una jueza en una causa contra una referente importante de la oposición. ¿Alguna relación?

¿Cómo los ciudadanos no vamos a saber de qué hablaron dos presidentes de los poderes públicos del Estado? Todas estas circunstancias que referís son sospechas que se generan a partir de la irregularidad de que no hacen público el contenido de una reunión oficial entre el presidente de un poder del Estado que se reúne con el presidente de otro poder del Estado. Es legítimo que se puedan reunir, lo que no es legítimo es mantener en reserva el contenido de esa reunión. Es una reunión pública.

¿Es ilegal que no se difunda de qué hablaron?

Es la base de un principio republicano que los actos de Gobierno son públicos. No fue que se juntaron en un lugar a conversar de cuestiones privadas. Se juntaron en una dependencia pública dos funcionarios públicos y la ciudadanía tiene todo el derecho a saber de qué se trató esa reunión. No es una reunión secreta. Salvo que el presidente Macri haya dispuesto el secreto de Estado vinculado con esto, pero no me lo imagino. Lo cierto es que no se entiende otro motivo por el que debieran mantener en secreto esa reunión. Incluso hubo desmentidas, idas y vueltas sobre qué se habló y qué no se habló. Todas estas circunstancias de sospechas son consecuencia claramente de un obrar irregular que es no difundir públicamente la agenda de una reunión entre dos cabezas de poderes del Estado, dos poderes independientes de gobierno que se reúnen sus titulares entonces deberíamos saber de qué se trata.

¿Usted considera que puede haber relación entre este encuentro secreto y un nuevo avance judicial en pos de condenar a Cristina por el pacto con Irán y la denuncia de Nisman?

Después de la audiencia de la semana pasada, Casación estaba en tiempos de sacar la resolución de hoy sobre Namer. Pero no puedo descartar que haya tenido alguna incidencia la reunión de Macri y Lorenzetti o el contexto, pero sobre todo estas sospechas se generan a partir del secretismo impropio de una reunión entre funcionarios. A partir de ese momento no se sabe de qué hablaron y entonces se alimentan todas las sospechas sobre cualquier circunstancia posible. Hubiera sido más fácil decir cuando terminó que se reunieron y hablaron de tal o cual tema, si hablaron de la causa del memorándum o de Farmacity o de la renuncia de Lorenzetti o de cualquier otra cosa.