Categoría: Nacionales

Fuente: Revista La tecl@ eñe    (26-03-2018)

"Estos tipos vinieron a robar por dos años y se las toman”, “lo único que quieren es rapiñar”, “¿no se dan cuenta que este gobierno ya se está por ir?”, “tienen los días contados”, “el día que le corten el chorro de afuera, fueron” Los guerrilleros del whatsapp, del twitter y de los llamados a los pocos programas radiales, no muy afines al gobierno, están al palo, excitados, muy nerviosos. Después de más de dos años de un gobierno de derecha como el de Macri, no lo soportan y se agarran de las distintas debilidades gubernamentales para anunciar que en cualquier momento se va a tener que ir en helicóptero.

Muchos de ellos se sacaron las ganas en alguna manifestación con el “Macri, basura/vos sos la dictadura” que, al decir del politólogo José Natanson, “no es solo que sea falso en términos históricos; es que se demostró políticamente inconducente, como confirmaron los resultados de las elecciones presidenciales del 2015 y como ratificaron las legislativas del 2017…” Seguramente que con este politólogo se puede disentir en muchas cosas y está la obvia posibilidad de sumarlo al debate, aunque “los guerrilleros del whatsapp” prefieren ningunearlo poniéndolo en el lugar del “traidor socialdemócrata”.

La confusión entre el deseo y la realidad se amplificó con el denominado hit del verano MMLPQTP que inundó canchas, teatros y distintos lugares públicos, situación que llevó bastante preocupación a la casa Rosada. Uno más de los síntomas de descontento y desesperanza frente a las actuales políticas de ajuste del bolsillo popular. Pero de ahí a decir que el diseminado insulto al presidente es el fin del gobierno, termina siendo una interpretación exagerada y fácil para la descarga en las redes sociales.

En el mismo sentido de lo que venimos esbozando, el periodista Gustavo Silvestre preparó en C5N un programa cuyo eje central era el MMLPQTP. Claro que la temática es picante, divertida y da para mostrar el hartazgo de una parte de la población con un gobierno por momentos capusotiano que afirma que “la inflación está bajando”.  “El gato” no tuvo mejor idea que invitar al sociólogo Pablo Alabarces, que de alguna manera, sin menoscabar el cantito contra el presidente al mismo tiempo lo relativizó sumándole más peso a las rivalidades deportivas que a la idea de que ya se le estaba firmando el acta de defunción a “Mauricio”. El autor de “Crónicas del aguante. Fútbol, violencia y política”  le pinchó  el globo a la producción del programa que pretendía editorializar exclusivamente con lo mal que le está yendo al gobierno de la mano del ya célebre y divertido “hit del verano”.

La figura de “los guerrilleros del whatsapp” y de los que se ilusionaron en exceso con el MMLPQTP deja al desnudo que muchos opositores, después de más de dos años de gobierno de los CEOS, todavía parecen no darse cuenta que estamos frente a un sector de la clase dominante que quiere permanecer en el poder, que tiene su proyecto ideológico  y pretende seguir ganando elecciones. Y con el tridente MACRI-LARRETA-VIDAL, tiene asegurado en las próximas elecciones un importante caudal de votos.

Mientras tanto, estamos a solo 17 meses de las próximas PASO  y “el pescado está sin vender”. Me refiero a una oposición peronista que recién le cae la ficha de que “hay y existe el 2019”. ¿Con qué programa? ¿Con cuáles peronistas? ¿Quiénes serían los candidatos? ¿Cómo se seduce a los indecisos que vuelcan la balanza para un lado o para el otro? La construcción está en pañales y el final es un enigma difícil de descifrar.

Simplemente como anécdota, pero que muestra la dificultad de enfrentar al oficialismo, alguien le preguntó a Felipe Solá si estaba dispuesto a jugar por una próxima candidatura presidencial, a lo que contestó: “no, no quiero quedar como el Massacceci del peronismo”, aquel radical que sufrió una estrepitosa derrota en las elecciones presidenciales de 1995.

Claro que las mesas peronistas en estas horas dan para todo tipo de especulaciones al estilo de: “Y, ¿si lo ponemos a Dady Brieva?…”

Elucubraciones aparte, nadie tiene “la vaca atada” y la historia puede dar sorpresas. Habrá que ayudarla…

*Periodista. Conductor del programa radial EL TREN