Categoría: Nacionales

Fuente: Página 12     (3-02-2018)

Resultado de imagen para Garavano+CimadevillaLa posición de la querella que representa al gobierno en el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA se ganó el rechazo por diferentes motivos tanto de Memoria Activa, que denunció el “encubrimiento” del ministro Germán Garavano a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, como de la mutual judía, que también pretendía el apoyo de la gestión Macri al pedido de absolución del dirigente comunitario Rubén Beraja.

Garavano afirmó ayer en un comunicado que la decisión de no acusar a los ex fiscales por el encubrimiento representa la “postura mayoritaria” de los abogados de la Unidad AMIA del Ministerio de Justicia, dato que desmintió la agrupación de familiares.

La AMIA, por su parte, admitió “preocupación” por las “desinteligencias” entre Garavano y la unidad que en teoría conduce el radical Mario Cimadevilla, desacreditado por el gobierno luego de afirmar que seguiría “inexorablemente” la línea impulsada por el Ministerio Público Fiscal, que pidió penas de ocho años de prisión para ambos acusados.

Mullen y Barbaccia participaron de la primera etapa de investigación del atentado, cuando se gestó el encubrimiento político y judicial que el Tribunal Oral Federal 3 consideró probado en el juicio que concluyó en 2004, en el que estableció que la acusación contra el doblador de autos Carlos Telleldín y un grupo de policías bonaerenses había sido un invento “para satisfacer oscuros intereses de gobernantes inescrupulosos”, con el ex presidente Carlos Menem a la cabeza. Dos años después fueron procesados por el juez federal Ariel Lijo. En diciembre último, la Unidad Fiscal AMIA pidió que se los condene por su participación necesaria en los delitos de peculado, privación ilegal de la libertad agravada de los cuatro ex policías y coacciones. Los fiscales Roberto Salud y Miguel Yivoff explicaron que, junto al ex juez Juan José Galeano, ambos interpretaron de manera antojadiza y arbitraria las pruebas existentes en la causa y llevaron a cabo medidas contrariando la normativa procesal para poder sostener la versión que incriminaba a los ex policías.

Para las altas esferas del gobierno, sin embargo, Mullen y Barbaccia serían inocentes. Cimadevilla, a quien Cambiemos nombró al frente de la Unidad AMIA, le anticipó a Garavano el miércoles que coincidía con la posición del a Unidad Fiscal y le encomendó la exposición al abogado Enrique Ventos. Apenas recibió la notificación del ex senador chubutense, Garavano ordenó revocar el poder otorgado a Ventos y encomendar la tarea al diligente secretario del tribunal de disciplina de Boca Juniors, José Console, quien el jueves, según la descripción de Memoria Activa, hizo directamente “un alegato en defensa de los imputados”.

Garavano difundió ayer un comunicado para afirmar que los abogados de la Unidad “fueron los que comparecieron a las audiencias, meditaron la prueba producida y llegaron a una postura mayoritaria”, con lo cual admitió que hubo distintas posiciones, y nada dijo sobre la eyección de Ventos, que guarda silencio. “Increíble que desde el @jusgobar sigan empecinados en afirmar que desistir de la acusación a los ex fiscales fue una ‘decisión de la mayoría’ cuando los mismos integrantes de la Unidad AMIA lo desmienten. Además, cualquiera que lo escuche nota que fue armado a último momento”, le respondió por Twitter Memoria Activa.

La AMIA elogió como “un valioso acto” que el gobierno haya retirado las acusaciones contra los ex fiscales, a quienes considera “los principales impulsores de la investigación”, pero criticó por “arbitraria y carente de fundamentos” la acusación contra Beraja. Memoria Activa les respondió diciendo que el argumento jurídico que la AMIA levanta para justificar esta posición –que la Corte Suprema supuestamente anuló una sentencia del TOF3 en 2009– era falso. “Muy por el contrario a lo que argumentan, la Corte Suprema confirmó la sentencia del TOF3 y mantuvo su razonamiento: no se puede acusar falsamente a los policías de participar en el atentado sólo a partir de hechos de coacción hacia Telleldín”, afimaron.

“El comunicado de la AMIA intentando ‘salvar’ a Beraja completa el círculo de la protección mafiosa manifiesta. Los responsables de que las víctimas no sepan la verdad de lo que sucedió en 1994 se cubren para continuar el ciclo de mentiras y engaños. La impunidad es su lema”, advirtió Jorge Elbaum, titular del Llamamiento Argentino Judío. Ante las ostensibles diferencias al interior del gobierno, la AMIA agregó que ve “con preocupación las desinteligencias, a esta altura inocultables, entre el Ministerio de Justicia y el titular de la Unidad Especial AMIA, Mario Cimadevilla”, quien en estos tiempos sintetiza mejor que nadie el lugar de la UCR en la alianza Cambiemos.