Categoría: Nacionales

Fuente: Veintitrés   (28-10-09)

La UCA salteña le negó un premio al juez de la Corte Suprema Carlos Fayt. Es por no ser católico.

Ampliar imagenTodo estaba listo, hasta las invitaciones habían sido enviadas. El decanato de Derecho de la Universidad Católica de Salta (UCASAL), junto a la Universidad Nacional de Salta (UNSA), habían decidido entregarle el doctorado Honoris Causa a Carlos Fayt, el ministro con más trayectoria en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La fecha elegida fue el 2 de octubre, pero una reunión de último momento cambió los planes: la Universidad Católica se retiró de la organización, le negó la prometida distinción, y dejó todo en manos de sus colegas.

¿Cuáles fueron las razones del desplante? La condición no católica y socialista de Fayt, además de su apoyo a la despenalización de la marihuana, fueron claves. Pero la decisión de cardenales y rectores parece haber tenido otro detonante. La reciente y explosiva declaración del magistrado, para oídos de conservadores, que dio a conocer su acuerdo para que en el Congreso se debata el aborto. La UCASAL nunca emitió comunicados y su rector, Alfredo Puig, tampoco atendió a Veintitrés. Sólo habló en una FM local: “El consejo académico consideró que no tiene suficientes elementos para adecuar su decisión a los requisitos que la universidad exige para el discernimiento de este título... son cuestiones vinculadas a nuestra misión e identidad”, dijo Puig. No explicó los estándares éticos con que se rigen para cuestionar el parecer político o religioso de los que piensan distinto. Incluso, cuando Carlos Telleldín, acusado de haber armado la camioneta que voló la sede de la AMIA en 1994, y el ex comisario Juan José Ribelli, implicado en la misma causa, decidieron estudiar a distancia estando presos, la UCASAL no puso reparos en transformarlos en abogados.

Tampoco se sonrojan al tener como vicerrector administrativo al ingeniero Manuel Cornejo Torino, ex interventor de la Dirección Nacional de Fabricaciones Militares en la gestión menemista, preso durante el 2001 por estar involucrado en el escándalo de la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia.

Curiosamente estrictos, después de años de resistencia recién en 2008 se pudo conformar en UCASAL un centro de estudiantes denominado Juventud Universitaria Reformista. Eso sí, está prohibida la práctica de política partidaria entre sus más de 10 mil alumnos. Y mientras le niegan el reconocimiento a Fayt, tampoco dudaron en distinguir a Pedro J. Frías, ex miembro de la Corte en la dictadura militar.

A los 91 años, el doctor Fayt, con toda su sabiduría, los disculpó: “Se trata de una costumbre que tienen: necesitan que sean obispos o cardenales”, dijo tratando de no polemizar. Olvidándose del mal trago, subió tranquilamente al estrado y fue homenajeado en la provincia que lo vio nacer. Recibió el doctorado de manos de la Universidad Nacional de Salta y en presencia del gobernador. Dios los perdone.