Categoría: Nacionales
Necesidad de una nueva Ley de Radiodifusión y de Medios audiovisuales

Fuente:Revista CONVERGENCIA Nº34. Julio

AYER, PARTIDO POLITICO MILITAR (LEASE GOLPES DE ESTADO)
HOY, PARTIDO POLITICO MULTIMEDIOS (LEASE DESTITUYENTE)


{mosimage}Ya en 1957 Scalabrini Ortiz nos decía “El periodismo es quizás la mas eficaz de las armas modernas que las naciones poderosas utilizan para dominar pacíficamente a los países mas débiles. Es un arma insidiosa que penetra hasta la intimidad del cuerpo nacional … opera, no a través de sus opiniones, sino mediante el diestro empleo de la información pues sólo transfiere aquella parte de la realidad que conviene a los intereses que representa”
Pasaron más de cincuenta años y hoy más que nunca el contenido de los diarios, T.V. y radios, particularmente aquéllas concentradas en las grandes empresas multimedios ratifican y confirman lo señalado por Scalabrini Ortiz. Multimedios es una palabra relativamente nueva que en realidad viene a reemplazar y a suavizar a su sinónimo “monopolio” que es la que con mayor realidad expresa el verdadero sentido de lo que representan estas corporaciones
.
Todavía continua vigente la Ley de la última dictadura reguladora de los medios; los dirigentes políticos del centro a la derecha que se autotitulan democráticos se niegan a cambiarla, todo un gesto hacia las empresas multimedios, y como nada es inocente dichos dirigentes reciben en cambio permanentemente invitaciones a los programas periodísticos. Siempre son las mismas caras.
En los temas políticos el engaño, las mentiras, las omisiones con mala leche están a la orden del día. Y aquellos periodistas, muchos de renombre, que permanentemente destacan su carácter “independiente”, nos recuerdan a aquellos “prestigiosos” periodistas del Herald de Miami que hace un par de años una investigación hizo público que a cambio de “honorarios” ( o sobornos o comisiones) estaban al servicio de los cubanos residentes en dicha ciudad como así también a favor de los republicanos de Busch.
Esos periodistas que permanentemente nos hablan de libertad de prensa no son ingenuos ni tontos, saben que trabajan para grandes corporaciones y que por su naturaleza, lógicamente en consonancia con la ideología neoliberal, confrontan a los nuevos gobiernos progresistas en Latinoamérica y omiten expresar que de lo que se debería hablar es de libertad de empresa y no de libertad de prensa.
Cincuenta años atrás al periodismo se lo ubicaba como el cuarto poder y Scalabrini Ortiz, como todo brillante intelectual, se adelantó a su época; hoy sin lugar a dudas es el primer poder, le temen legisladores, jueces y funcionarios.
Otra prueba de que actualmente estos multimedios-monopolios en la época actual son el primer poder se refleja en el llamado primer mundo, si no como se explica que pese a la crisis económica internacional motivada por políticas conservadoras neoliberales, en las últimas elecciones europeas obtuvo mayor éxito la derecha, como se explica que en Italia -con sus antecedentes y escándalos- gobierne el propietario de una cadena de multimedios.
Quien suscribe la presente nota es un asiduo lector de diarios, como así también, cuándo las actividades profesionales lo permiten, también un oyente radial. Esta experiencia me llevo a pensar en la necesidad de aportar algunas ideas esclarecedoras respecto a ayudar a tomar conocimiento de cómo se manejan los medios para influenciar sobre la gente común.
Y sobre todo el tratamiento que efectuaron los multimedios respecto del accionar político en los días previos a la pasada elección del 28 de junio. Es bueno tomar conocimiento de algunos puntos que nos permitan aprender a leer los diarios o a escuchar las radios y a entender en alguna medida a los intereses a que responden.
Veamos particularmente cuándo un multimedios es opositor a un gobierno:
1.- Las noticias positivas al gobierno pueden ser:
      1.1 Omitidas, es decir no publicarlas.
      1.2  Ubicarlas en hojas par, las impares se leen y se visualizan mucho mas (la prueba es que el costo de la publicidad es más caro en las hojas impares).
      1.3 Colocarlas en las últimas hojas.
      1.4 Ubicar dichas noticias al pie de página y tapada por muchas otras.
2.- Los titulares falsos. El texto del artículo no tiene nada que ver con el título, esto suele darse cuándo el título desfavorece al gobierno contradiciendo al contenido del artículo; hay que tener presente que con las urgencias de la época actual es mucha la gente que solo lee los títulos.
3.- Dar mayor cantidad de notas y noticias del adversario que compite con el partido gobernante.
4.- También tenemos aquellos casos en que el partido apoyado por el gobierno tenga en las encuestas un porcentaje menor, entonces apoyan y le brindan mayor cobertura al partido que viene detrás para afectar al del gobierno.
Y en la T.V. o radios podemos repetir lo mismo y agregar:
1.- Mas reportajes a dirigentes políticos afines al medio.
2.- Diferencias en el contenido de las preguntas, es decir:
      2.1 preguntas complejas y a veces agresivas al representante del gobierno.
      2.2 preguntas sencillas al político afín, y en muchos casos convenidas de antemano.
3.- Elección del reporteado, es decir:
      3.1 En oportunidades se consulta a un dirigente de buen nivel cuando es afín, y se entrevista a un funcionario del gobierno con poca experiencia.
4.- En cuanto a los oyentes que llaman a la radio y dejan mensajes:
     4.1 Suele pasarse en mayor proporción los mensajes de opositores respecto a los favorables al gobierno. Suele haber censura en este tema.
     4.2 Lógicamente se selecciona los mensajes en cuanto a sus contenidos inteligentes.
5.- En cuanto a los conductores de los distintos programas.-
     5.1 Se observa una falta total de objetividad e imparcialidad.
     5.2  Suelen dar muchos reportajes a opositores violentos en el lenguaje, si esto no es periodismo amarillo, ¿qué es?
Hoy en día los medios o multimedios, con T.V. de aire y por cable, con emisoras radiales AM y FM, la comunicación por las redes de Internet avasallan al común lector-oyente, y en muchas, mejor digamos muchísimas oportunidades con informaciones falsas, inducción a la frivolidad, a la falta de respeto a la intimidad, todo concurre de alguna manera a poder ser considerado como algún tipo de agresión a la gente, a la sensibilidad, a la cultura, al lenguaje. Debería crearse al estilo de TVR un programa similar, es decir crítico humorístico de las radios y periódicos que resalten todas las falsedades que con su desinformación incentivan y acentúan  la ignorancia del lector u oyente.
De qué se trata entonces, ¿de censura a la libertad de prensa y/o de expresión? No, no estamos de acuerdo.-
De autocensura, de autorregulación, tampoco estoy de acuerdo.- La experiencia nos ha demostrado que en el sistema socio-económico que hace a nuestra época la autorregulación no funciona. Tengamos presente la crisis económica actual por la falta de regulación del sistema financiero y por ende la falta de su autorregulación. La búsqueda de exitismo y/o beneficios económicos llevan a muchos medios y periodistas a bordear los límites del periodismo amarillo.
Compartimos el pensamiento de aquellos juristas que señalan que la libertad de expresión es relativa y no absoluta y en ese sentido se debe apuntar a la responsabilidad judicial respecto de los medios y de sus periodistas, pero dado el tema que nos ocupa, la respuesta de esa justicia debe ejercerse con prontitud y urgencia por los posibles daños causados. Debemos apuntar a la creación de una Justicia especializada en el tema.
En suma, debemos generar urgentemente una nueva Ley referente a todo lo vinculado a los medios de difusión que responda al carácter democrático de nuestro sistema político y que termine con la violencia espiritual e ideológica que ejercen los monopolios multimediaticos en la actualidad. En ese sentido es muy plausible la actitud de permitir que la sociedad discuta en distintos foros, una nueva ley de medios que reemplace a la de la dictadura como se viene haciendo actualmente.