Categoría: Israel

Fuente: +972 Magazine    (8-10-2020)

El acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos es, según los líderes de la industria armamentística israelí, una situación en la que todos ganan. Al hablar a fines de agosto en una conferencia de negocios en línea sobre el potencial del acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos, el director ejecutivo adjunto de Israel Aerospace Industries, Eyal Younian (IAI), se mostró exaltado aludiendo al conocimiento regional de Israel y los bolsillos profundos de los Emiratos Árabes Unidos y su «gran apetito por tecnologías avanzadas».

IAI es el mayor fabricante de armas de propiedad estatal de Israel y las declaraciones de Younian en la conferencia fueron parte de un enfoque claro sobre posibles acuerdos de armas. Desde esta perspectiva, la normalización fue de hecho una victoria tanto para Israel como para los Emiratos Árabes Unidos, y quizás también para los Estados Unidos, una situación en la que todos ganan.

También hay una historia de que los EAU utilizaron el software de vigilancia israelí. En 2007 los Emiratos Árabes Unidos contrataron a 4D Security Solutions, una empresa con sede en Estados Unidos dirigida por un expatriado israelí, Mati Kochavi, para implementar un sistema de vigilancia «inteligente» en todo Abu Dhabi.

En realidad una parte crucial de la tecnología fue proporcionada por una subsidiaria con sede en Israel, Kochavi’s Logic Industries. (En 2015, la compañía despidió a más de un tercio de su fuerza laboral israelí para mantener un contrato con un cliente del Golfo). Este proyecto, completado en 2016, resultó en «Falcon Eye«, uno de los sistemas de vigilancia de la ciudad más intrusivos del mundo.

En 2016 los Emiratos Árabes Unidos utilizaron el software espía israelí Pegasus, operado por el infame NSO Group, en un intento de piratería informática contra Ahmed Mansoor, un defensor de los derechos humanos emiratí. Hoy Mansoor está cumpliendo una condena de 10 años por su trabajo en derechos humanos.

Dark Matter, un programa de inteligencia cibernética emiratí dedicado a la vigilancia de otros gobiernos, militantes y activistas de derechos humanos críticos con la monarquía, también tiene vínculos con Israel.

Estos son solo los acuerdos que se han hecho públicos hasta ahora. Según algunos en la industria cibernética israelí, que prefieren no hacer público, es un secreto a voces que las nuevas empresas israelíes se establecieron en Chipre para acomodar las ventas a los países del Golfo que prefieren ocultar negocios con empresas israelíes. Solo podemos asumir que esto incluyó a los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin.

Sin embargo, el escenario de beneficio mutuo para las industrias de armas es mucho más grande que una expansión del mercado negociada diplomáticamente. Al margen del acuerdo de tres vías entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y los Estados Unidos, los dos últimos países llegaron a un acuerdo en el que Estados Unidos venderá aviones de combate F-35 estadounidenses de quinta generación al estado del Golfo a un precio mínimo de 77,9 millones de dólares por unidad. Israel está ahora en el proceso de sopesar qué tipo de «paquete de compensación» obtener del Gobierno de los Estados Unidos a cambio de la ventaja percibida en su «ventaja militar cualitativa» en la región, cuyo mantenimiento ha impedido previamente tales acuerdos de armas. Esta «compensación» se manifestará como parte de la ayuda militar de Estados Unidos a Israel.

En resumen, el acuerdo de normalización permite que tanto la industria de armas israelí como la estadounidense aumenten las ventas a los Emiratos Árabes Unidos, que la industria de armas estadounidense posiblemente aumente (o al menos acelere) las ventas de armas a Israel a través del acuerdo de ayuda militar y, como resultado, Emiratos Árabes Unidos para tener en sus manos sistemas de armas más avanzados.

También hay una capa más de ganancias israelíes en el acuerdo, precisamente en el área donde se supone que Israel “saldría perdiendo”. A mediados de septiembre el gigante de armas estadounidense Lockheed Martin otorgó a Elbit Systems de Israel un contrato para suministrar ensamblajes para el F35. El contrato se suma a otras partes del F35, como sus sistemas de visualización montados en el casco y la pantalla panorámica de la cabina, que Elbit Systems ha estado fabricando durante años.

Con este ganar-ganar-ganar para las industrias de armas, ¿quién sale perdiendo? Dado que los EAU ya están utilizando tecnologías israelíes para evitar la disidencia y la oposición entre sus propios ciudadanos, y considerando el papel de Abu Dhabi en la guerra contra Yemen, los verdaderos perdedores de esta «normalización» son evidentes: los pueblos.

En Jerusalén la pérdida local también es evidente: en primer lugar los palestinos, que acaban de ver a países que históricamente han afirmado apoyar sus derechos e independencia firmar un acuerdo de normalización con su ocupante.

En segundo lugar los israelíes, que ahora se encuentran en un segundo bloqueo total por la COVID-19 en medio de una recesión económica devastadora, tienen que ver a su primer ministro gastar su tiempo y energía en acuerdos de normalización que no tienen ningún efecto en su vida diaria y que solo benefician a los escalones superiores de la sociedad israelí.

Para los ciudadanos estadounidenses, mientras tanto, este acuerdo es solo otro reflejo del complejo militar-industrial-diplomático del país con el cual Estados Unidos comprometió un billón de dólares en el desarrollo del avión de combate F35, dinero que podría haberse gastado en educación, bienestar y,  ahora más que nunca, en sanidad. Perder-perder-perder.

Como activista por la paz, es extraño hacer algo más que apoyar cualquier tipo de tratado de paz. Pero este acuerdo de normalización, que el Gobierno israelí está tratando de vender como un acuerdo de paz, nos obliga a recordarnos lo que realmente queremos decir con paz. Un acuerdo en el que los principales beneficiarios son las industrias armamentistas y las élites económicas y los perdedores son los pueblos, no es un acuerdo de paz. Es un acuerdo de guerra, de gobiernos contra el pueblo.

* Sahar Vardi es una activista antimilitarista israelí y está entre los fundadores de Hamushim, un proyecto que desafía la industria militar y el comercio de armas de Israel.

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.