Categoría: Israel

Fuente: Haaretz   (19-08-2020)

F-35. Historias increíbles - Periódico Distrito VillaverdeLa realidad es una locura; supera cualquier ficción. Un país diminuto que cuenta con la bondad de una superpotencia global está dando órdenes a dicha superpotencia, la más poderosa del planeta, y a otros poderosos países occidentales, sobre a quiénes debería vender armas, o principalmente, a quiénes no debería.

Los hechos son increíbles. El Congreso de los Estados Unidos aprobó una legislación especial que requiere que Estados Unidos celebre una "consulta" con su presunto subordinado, Israel, antes de firmar acuerdos de armas en el Medio Oriente.

En otras palabras, Israel tiene algo parecido al poder de veto sobre Estados Unidos, en lugar de lo contrario.

En 1994, por ejemplo, el entonces primer ministro Yitzhak Rabin tuvo la amabilidad, por la bondad de su corazón, de permitir que el presidente estadounidense Bill Clinton vendiera aviones de combate F-16 estadounidenses a los Emiratos Árabes Unidos. Y Estados Unidos se benefició.

En 2020, la pregunta es si Israel tendrá la amabilidad de permitir que su patrón, Estados Unidos, venda cazas F-35 a los Emiratos Árabes Unidos, que están haciendo las paces con Israel. La mandíbula de uno simplemente se cae. ¿Por qué incluso le preguntan a Israel?

¿Es esto Israel? ¿Y esto es América? ¿Cuál es la superpotencia y cuál el subordinado? ¿De dónde vino esta locura que le permite a Israel frustrar los acuerdos de armas entre otros países?

¿Submarinos alemanes a Egipto? Eso depende de la aprobación de Israel. Aunque la paz se ha forjado desde hace mucho tiempo entre Israel y Egipto, este último todavía depende de la buena voluntad de Israel. Necesita que Israel, en su gran generosidad, autorice a Alemania a vender submarinos a El Cairo.

Así de poderoso es el lobby israelí y judío en Washington. Ese es también el poder e influencia que tiene Israel sobre Alemania.

Consideremos el acuerdo de AWACS con Arabia Saudita en 1986. Una venta de cinco aviones estadounidenses de alerta temprana y control a un importante aliado de Estados Unidos, que estaba ubicado lejos de Israel, se convirtió en el objetivo de una enorme campaña de cabildeo y presión en la que dicho cabildeo intentó frustrar el trato.

Pero al final, el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, decidió lo que debería haber sido evidente. Él dijo no. "No es asunto de otras naciones hacer la política exterior estadounidense", dijo, y vendió los aviones a Arabia Saudita. Que impactante.

Comenzó con una frase ridícula acuñada por Shimon Peres: "Israel no será el primero en introducir armas nucleares en el Medio Oriente". Desde que dijo eso, Israel, según informes extranjeros, por supuesto, no solo se ha convertido en el primero, sino también en el último. Solo Israel puede armarse con armas del fin del mundo.

Obviamente, no hay una cuestión moral aquí; Las armas nucleares son inmorales para cualquier país. Tampoco debería uno quejarse de Israel por ejercer una influencia tan grande. Lo que me desconcierta son todos los que cooperan con este juego delirante y si continuará para siempre.

Según Israel, solo él tiene derecho a armarse con todas las armas posibles o imposibles del mundo. En cambio, ha exigido de antemano que el imaginario Estado palestino, que nunca surgirá, sea completamente desarmado.
¿Por qué debería desarmarse Palestina pero no Israel? ¿Quién derrama más sangre y quién pone más en peligro al otro, Israel o los palestinos? ¿Y quién ha iniciado más guerras?

Israel ciertamente no puede argumentar que sus intenciones son pacifistas. Y si es así, ¿sobre qué base tiene derecho a prohibir a otros países lo que se le permite hacer sin restricciones?

El nombre del juego es preservar la "ventaja militar cualitativa" de Israel, incluso sobre países que prácticamente no tienen ninguna posibilidad de estar en guerra con él, e incluso sobre países cuyos enemigos también son enemigos de Israel, como los Emiratos Árabes Unidos. ¿Dubai lanzará sus aviones furtivos contra Israel?

Ajá, dicen, pero tal vez algún día haya un cambio de régimen allí. Bueno, ¿y si hay un cambio de régimen en Israel? ¿Quién puede garantizar que algún día no surgirá aquí algún líder que quiera conquistar todo el Medio Oriente? Estas son preguntas sobre las que está prácticamente prohibido discutir.

Israel tiene derecho a hacer todo lo posible para mantener alejadas las armas de los demás. Pero es imposible ignorar la pregunta de si este comportamiento agresivo y exorbitante seguirá dando sus frutos para siempre.
Alguien en los patios de Dubai o en las calles de El Cairo podría preguntarse en algún momento: "¿Cómo es que a Israel se le permite tener el F-35 y a nosotros no?" Pero por ahora, esta pregunta suena extraña.

Traducción: Dardo Esterovich