Categoría: Israel

Fuente: Haaretz  (19-04-2020)

Israel: incertidumbre política tras el empate entre Netanyahu y GantzEditorial

"Que no haya dudas, el Tribunal Superior de Justicia aprovechará esta oportunidad para expulsarme", dijo recientemente el primer ministro Benjamin Netanyahu a sus asociados. La persona acusada de irregularidades criminales agregó que si los jueces de la Corte Suprema le impiden ser primer ministro, o si se aprueba una ley que le prohíbe competir por ese puesto en el futuro, estallaría un levantamiento civil en Israel.

"Las masas saldrán a las calles", predijo. "Habrá una llamada para boicotear las elecciones" (informó Gidi Weitz en el Haaretz del viernes).

Y luego, a pesar de estas palabras, se supo el sábado que Benny Gantz está cerca de firmar un acuerdo sobre un gobierno de unidad con Netanyahu. El presidente de Kahol Lavan se niega a internalizar el hecho de que no es el coronavirus sino el inminente juicio de Netanayhu la única amenaza en la mente del primer ministro, y que es solo su intento de evadir un juicio lo que lo está impulsando a buscar una sociedad con Gantz

¿Cuántas pistas más necesita Gantz para ver la imagen completa? Solo la semana pasada, Gantz y sus asociados se dieron cuenta de que Netanyahu insistía en controlar el nombramiento de los jueces que juzgarían su caso. Esto debería haber sido suficiente para entender lo que Netanyahu realmente busca.

La falta de comprensión del líder de Kahol Lavan es colosal. En lugar de perseguir su deseo de restaurar a Israel hacia un camino, con un comportamiento similar al del estadista, que conduzca al estado de derecho, puede llegar a ser la persona que saque a Netanyahu de su situación legal. Gantz cree que la pandemia de coronavirus ha cambiado las reglas. Sin embargo, está quedando claro que la pandemia es una cortina de humo utilizada por Netanyahu para maniobrar al presidente de Kahol Lavan en una trampa del gobierno de unidad. Netanyahu ya ha hecho que Gantz cometa todos los errores posibles: darle la espalda a sus aliados políticos y a sus votantes, devolver su mandato de formar un gobierno al presidente Reuven Rivlin y, el mayor error de todos, renunciar a la promoción de la legislación que impondría restricciones a un primer ministro y evitaría que alguien acusado de violar la ley sirva en ese puesto.

Los mensajes procedentes de Kahol Lavan el sábado, que indican una firma inminente de un acuerdo con Likud, solo confirman que Gantz se niega a ver la escritura en la pared, que está allí en grandes letras en negrita. Después de desmantelar el partido de su rival, Netanyahu usará Gantz para desmantelar el estado de derecho. Si esto realmente sucede, Gantz no puede declararse inocente. Ha entrado en esta trampa para tontos con los ojos bien abiertos, en lugar de insistir en los principios más básicos que deberían haber sido sus luces de guía: en primer lugar, llevando a cabo el juicio de Netanyahu lo antes posible, con los medios tecnológicos necesarios por el coronavirus ; y al aprobar leyes que prohibirían que una persona bajo acusación criminal forme un gobierno. Estas no son leyes "anti-Bibi", son leyes elementales para protegernos de la corrupción gubernamental.

TRADUCCIÓN: Dardo Esterovich