Categoría: Israel

Fuente: Haaretz    (31-01-2019)

Benny Gantz gives his first campaign speech, Tel Aviv, January 29, 2019.Está claro que Benny Gantz es por mucho, más preferido que Yair Lapid. No hay duda de que es más honesto y justo en su estilo de vida que el primer ministro Benjamin Netanyahu. Después de una serie de videos repugnantes y consignas de campaña, pronunció un buen discurso e hizo una rectificación importante. Sí: hay una alternativa a Netanyahu. No: no puede inculcar ninguna esperanza, excepto la esperanza de un cambio de gobierno, que puede ser importante en sí mismo, pero no es suficiente. Pero todo el entusiasmo y el regocijo que habría por la caída de Netanyahu, no llevará a ninguna parte.

Gantz no nos llevará a ningún lugar donde no hayamos estado. Es 2019, y el nuevo candidato habla el idioma de los años 70. Lo retro está de vuelta; la vid está en flor. Es difícil pensar en otro ámbito donde las cosas estén tan moribundas como en la política israelí. Un charco es como un mar tormentoso en comparación con el estancamiento y la ceguera que se han  enseñorado aquí.

Una vez más, los generales son los únicos salvadores, después de que parecía que habíamos superado eso, y están enviando los mismos mensajes falsos. Yigal Allon resucitó el martes por la noche en el recinto ferial de Tel Aviv; la voz de Israel Galili se podía escuchar en el fondo. El espíritu de Moshe Dayan, Golda Meir, Itzjak Rabin y Shimon Peres se cernían sobre todo.

El histórico Mapai (actual Avodá, el partido Laborista. N. del T.) estaba cobrando vida, aunque en esencia, nunca había muerto. Para aquellos que son fanáticos de los detalles, permítanme corregirlo: me refiero a Achdut Ha’avodah y Rafi, la llamado ala derecha de la izquierda.

Pero basta con derecha e izquierda. ¿Cómo se puede hablar el idioma de los años 70 en 2019 sin actualizar nada? Nuevamente con los "bloques de asentamientos" y la "Jerusalén unida", el Valle del Jordán es nuestro para siempre y los Altos del Golán estarán con nosotros por toda la eternidad.

Cincuenta años de fracaso continuo y es como nada. Nada se ha aprendido, nada se ha olvidado. Israel se está hundiendo y volviéndose loco, avanzando hacia su propia desaparición, y nada cambia. El candidato prometedor, la gran esperanza blanca, emerge y recita el Plan Allon.

¿Cómo es esto posible en la nación de la innovación y la alta tecnología? ¿Holá? Tenemos teléfonos inteligentes, el fax vino y se fue, hay autos que se manejan solos, robots domésticos e incluso televisores a color. Y todo lo que obtenemos es el Plan Allon, el retorno de un compromiso que nunca fue un compromiso en absoluto.

¿Qué pasaba por la cabeza de los jefes de asesores y escritores de Gantz? ¿Es que el Valle del Jordán, el Golán, Jerusalén y los bloques de asentamientos son una  esperanza? ¿Esperanza para qué? ¿Otro levantamiento? ¿Otra Operación Borde Protector? ¿Cuánto se puede engañar  a la gente? ¿Cuánto tiempo pueden llevarla por mal camino?

Las excusas permanecieron las mismas, desde Peres hasta Gantz: gire a la derecha, porque ahí es donde están los votantes. Amenazaremos con asesinar a Yahya Sinwar y ganaremos en Hatzor Haglilit. Nos enorgulleceremos del asesinato de Ahmed Jabari y ganaremos en el Barrio Hatikva.

¿Cómo es que ningún político ha sido destetado de este disparate? ¿Cómo es que estos buenos viejos nunca crecen? ¿Cómo es posible que un Comandante en Jefe del ejército supuestamente valeroso sea demasiado cobarde como para sugerir o incluso insinuar algo nuevo, algo más, algo que aún no se haya intentado? Algo que realmente inspiraría esperanza.

¿Sería suicida un llamado a reunirse con los líderes de Hamas y hablar sobre liberar a Gaza? ¿Llamar al diálogo con los líderes de Irán es suicida? Docenas de años de lavado de cerebro han hecho su trabajo en la sociedad, pero alguien tiene que levantar esta tapa del pozo de una vez por todas, y Gantz no es quien lo va a hacer. Una vez más, todo lo que se conseguió fueron amenazas y declaraciones.

Y ahora hay una gran alegría, la alegría de los pobres. Finalmente, hemos encontrado una alternativa valiosa para Netanyahu, que nos estaba angustiando. No el vacío y payaso de Yair Lapid, sino un líder con algo significativo que decir. Pero, ¿qué tipo de significado es este? ¿Y qué tipo de alegría?

"La alegría de los pobres tocó la puerta / Hasta entonces el hombre la esperó / Ella levantó el violín, la alegría de los pobres / y los pobres mortales se regocijaron en ella" (Natan Alterman).

Traducción: Dardo esterovich

Nota relacionada

Benny Gantz inicia su campaña política para ser el próximo primer ministro: “Buscaremos la paz”