Categoría: Israel

Fuente: Al-Monitor        (17-01-2018)

Resultado de imagen para Netanyahuâ??s bravado endangers IsraelCuando el contralor del estado escribió en 2015 que el gobierno estaba descuidando la crisis de vivienda del país, el primer ministro Benjamin Netanyahu lo ignoró. En cambio, aprovechó la oportunidad para recordar a los israelíes: "El mayor desafío en nuestras vidas es actualmente el intento de Irán de adquirir armas nucleares". Luego, agregó una línea que le ganó burla e inmortalidad: "Cuando hablamos del precio de la vivienda, sobre el costo de la vida, no me olvido de la vida por un solo momento".

Parafraseando su comentario icónico y en referencia a las sospechas de corrupción contra él, uno podría imaginar a Netanyahu diciendo:" Los izquierdistas están hablando de cigarros y de comidas para llevar, pero yo, como líder del Likud, nunca me olvido la vida en sí misma”. Netanyahu tiene que asegurarse de que ese temor persiga a Israel en todo momento, especialmente camino al día de las elecciones el 9 de abril.

Si él quiere mantener su sitial, Netanyahu debe cambiar el enfoque de la campaña electoral lejos de sus problemas legales. Pero, ¿qué puede hacer cuando el mercado de valores es demasiado bajo, el costo de la vida demasiado alto y el precio de la vivienda bajando demasiado lentamente? ¿Cómo puede él hacer titulares? No hay problema: siempre hay un Irán.
Ante tal peligro, ¿cómo puede la gente molestar al comandante supremo con minucias mientras él está salvando vidas israelíes? Según la cosmovisión de Netanyahu, solo él puede rescatar a sus ciudadanos. Nunca pierde la oportunidad de recordárselo a los israelíes en todas las plataformas, incluso si tiene que aumentar las tensiones y dañar los intereses de seguridad de Israel.

Durante años, Netanyahu ha estado guardando las llaves del puesto de guardia que protege a la "vida misma" contra una bomba que nunca se fabricó. Pero después de entregar las llaves al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuando Estados Unidos canceló el acuerdo nuclear, Netanyahu se vio obligado a buscar otra oportunidad. La encontró no muy lejos de la amenaza nuclear iraní en forma de misiles iraníes desplegados en Siria y el Líbano.

En la mañana del 13 de enero, al comienzo de la reunión semanal del gabinete, Netanyahu anunció: "Trabajamos con un éxito impresionante para bloquear el atrincheramiento militar de Irán en Siria", y agregó que el ejército israelí había atacado objetivos iraníes y de Hezbollah "cientos de veces". "El último ataque de este tipo ocurrió en las últimas 36 horas", dijo, cuando "la fuerza aérea atacó los depósitos que contienen armas iraníes en el Aeropuerto Internacional de Damasco".

Varias horas después, Netanyahu aprovechó la oportunidad, en una ceremonia de despedida del Jefe de Estado Mayor saliente, teniente general Gadi Eizenkot, para decir que las Fuerzas de Defensa de Israel habían atacado los objetivos de Irán y Hezbollah en Siria cientos de veces. "Nuestro compromiso de bloquear a Irán en Siria es fuerte y todos lo comprenden, incluido el presidente de Rusia, con el que estoy en contacto regular". Pero si todos lo comprenden, ¿por qué tiene que hablar de ello dos veces al día? ¿Alguien habló de elecciones?

También es difícil comprender por qué Eizenkot le comentó al The New York Times sobre los ataques israelíes. No se está postulando para nada el 9 de abril. Solo puede significar que el devoto oficial militar no quiso dejar toda la gloria a Netanyahu.

Tanto en la campaña contra la amenaza de misiles como en el tema de la disuasión nuclear, Israel se ha adherido durante años a una política de ambigüedad en el espíritu de la cita bíblica en la página de inicio de la agencia de espionaje del Mossad: "No debes mezclarte con alguien que divulgue secretos, con el que chismea o con el que tienta con sus labios” (Mishlei Proverbios, 20:19). Hasta hace poco, cuando informaban sobre los depósitos de armas en Siria que ardían en llamas, los medios israelíes se vieron obligados a citar "fuentes extranjeras", incluidos los medios de comunicación árabes, evitando cuidadosamente la atribución directa de estos incidentes a los ataques de la fuerza aérea israelí.

Una antigua fuente importante de las FDI le dijo a Al-Monitor esta semana que la ambigüedad era una salvaguarda contra la escalada. Los gobernantes de Irán y Siria, así como el presidente ruso Vladimir Putin, encuentran más fácil hacer la vista gorda a los misiles anónimos que ignorar los ataques mortales de misiles acompañados por el canto de Israel, dijo la fuente.

En septiembre de 2018, varios días después de que las FDI se atribuyeron el crédito por 202 ataques contra objetivos iraníes en Siria, se dispararon misiles desde Siria contra aviones de las FDI. El fuego derribó involuntariamente un avión ruso Ilyushin, matando a los 14 pasajeros. La lección que se debería haber aprendido de esta tragedia, que enfureció al presidente Putin, es que el silencio es la mejor política en la campaña contra Irán y sus aliados. Por otro lado, hablar sobre temas de defensa es una receta infalible para atraer votantes en una campaña electoral. Un choque entre estos dos enfoques podría resultar en la pérdida de vidas, pero durante la temporada de elecciones, que a veces dura muchos meses en Israel, el bravucón y el aventurero parecen ganar.

Netanyahu no tiene la patente exclusiva para jugar la carta de la defensa en el juego electoral. El 7 de junio de 1981, varias semanas antes de las elecciones y unos días después de reunirse con el presidente egipcio, Anwar Sadat, el primer ministro israelí, Menachem Begin, decidió que era el momento adecuado para enviar a la fuerza aérea a destruir el reactor nuclear de Irak. La exitosa operación militar resultó ser igualmente exitosa políticamente. El Likud de Begin venció por poco a los laboristas rivales, obteniendo 48 escaños de la Knesset contra los 47 de los laboristas y se mantuvo en el poder.

El intento del primer ministro Shimon Peres de presentarse como preocupado por “la vida misma” tuvo un alto costo. En enero de 1996, varios meses antes de las elecciones de mayo, Peres, quien también actuaba como ministro de defensa, ordenó el asesinato de Yahya Ayyash, el fabricante palestino de bombas conocido como "el ingeniero", responsable de la muerte de decenas de israelíes. El asesinato desató una ola de ataques terroristas palestinos que llevó a los votantes a la derecha.

Nuevamente, varias semanas antes de las elecciones, Peres decidió probar que sus credenciales de defensa eran tan buenas como las de su antecesor asesinado Yitzhak Rabin y ordenó una operación con el nombre en código "Viñas de la Ira" en el sur de Líbano. Lamentablemente, los proyectiles israelíes golpearon erróneamente un edificio en la aldea de Kafr Qana y mataron a 102 civiles libaneses que se refugiaban en su interior. Las fotos devastadoras de la escena hicieron que decenas de miles de votantes árabe-israelíes retiraran su apoyo a Peres, contribuyendo a la estrecha victoria de Netanyahu.

Con Netanyahu  sosteniendo los cetros de primer ministro y de ministro de defensa y la amenaza de una acusación que se cierne sobre su cabeza, podría ser prudente preparar los refugios.

* Columnista de la sección Israel Pulse de Al-Monitor. Anteriormente fue columnista principal y escritor editorial de Haaretz y también se desempeñó como jefe de la oficina y corresponsal diplomático del diario hebreo en Estados Unidos. Su libro más reciente (con Idith Zertal), Señores de la tierra, sobre los asentamientos judíos, estaba en la lista de libros más vendidos en Israel y se ha traducido al inglés, francés, alemán y árabe.

Traducción: Dardo Esterovich