Categoría: Israel

Fuente: Haaretz       (23-08-2018)

Resultado de imagen para Uri Avnery SuperstarEs dudoso que incluso Uri Avnery esperara que sucediera así, que las noticias de su muerte causaría tantas olas. Un hombre muy viejo, que nunca ocupó ningún cargo oficial de poder, que no "construyó" o "creó", no entró en ningún acuerdo de paz y no envió a nadie a la guerra, que fue calumniado durante la mayor parte de su vida, cumplió dos años y medio en la Knesset en nombre de un partido efímero 50 años atrás y editó un periódico semanal de circulación limitada, que se cerró hace más de 25 años, ha estado ahora en el centro de la atención pública para varios días.

Incluso en la muerte Avnery logró imbuir un espíritu de esperanza: tal vez haya una sociedad civil en Israel, haya valor para protestar, para librar una lucha sin rendirse y para que un individuo pueda ejercer influencia, incluso si esa persona pertenece a lo que se considera la izquierda radical.

Décadas luchando como Sísifo, con un baúl de su Volvo anticuado que siempre estaba lleno de volantes y banderas, terminó en una explosión final de reconocimiento y aprecio por Avnery. Resulta que jugó un papel importante en la vida del país y en la vida de muchas personas, tal vez incluso más de lo que pensaba este hombre no del todo modesto. En un país donde los ancianos son abandonados y los muertos son olvidados, donde la muerte de una personalidad intelectual y mediática impresionante y sobresaliente como Yirmiyahu Yovel se encontró con un silencio público sorprendente - por no decir exasperante- es alentador ver que aún hay espacio para apreciar personalidades como Avnery.

Recordamos a los pioneros, a los que marcaron los límites, a los que rompieron el consenso, a los valientes. Por otro lado, los cobardes serán olvidados, los de la calle del medio no dejan una impresión. Todos los evasivos, los dispuestos a “arreglar”, los que no dicen nada, los que siguen la línea, los ofuscadores, los embaucadores, los engañadores, los actores y los colaboradores están condenados a la extinción en el transcurso del tiempo. Décadas de obediencia no dejarán nada atrás; aquellos que se atreven ganarán, aunque solo sea en la memoria. Esa es una lección importante para aquellos para quienes es importante dejar atrás un legado.

Es una lección particularmente importante para todas las personas de la calle del medio de la izquierda sionista: ¿A quién recordará la historia: ¿a Avnery o a Avi Gabbay? ¿Quiénes van a recordar de Isaac Herzog? ¿Tzipi Livni? ¿La esperanza en Benny Gantz? ¿Qué quedará de Yair Lapid? ¿Qué quedará de Shimon Peres? Se olvidará por completo a las personas que ocuparon muchos puestos de liderazgo con los que Avnery podría haber soñado. Avnery será recordado.
¿Alguna vez Tamar Zandberg se animará como Avnery, a quien elogia tan bien, cruzar las líneas y trata de reunirse con el liderazgo de Hamas y expresar su solidaridad con la sitiada Gaza? ¿Hay alguien más en la izquierda sionista que haga lo que Avnery hizo?

Eso es cierto tanto para la derecha como para la izquierda. En su día, Avnery estableció los límites del campo de la paz. Meir Kahane, por otro lado, estableció los límites del racismo y el odio de los judíos israelíes. Ambos dejaron su marca y no serán olvidados. Uno dejó una marca de esperanza, humanidad y liberalidad; el otro, una marca de ultranacionalismo, violencia y maldad, y por lo tanto, la comparación entre ellos es difícil y exasperante, pero es imposible ignorar el hecho de que ambos establecen límites, que también han sido expandidos.

El racismo de Kahane, aunque condenado al ostracismo en ese momento, se ha vuelto más que políticamente correcto; Las reuniones radicales de Avnery con la dirección de la Organización de Liberación de Palestina, y el hablar de una solución de dos estados, que alguna vez se consideró extrema, se han convertido en un amplio consenso. ¿Cuál de los dos tuvo más influencia? Horriblemente, Kahane ganó. Quizás eso eventualmente alguna vez sea revertido.

Avnery no era radical de izquierda, como se lo describió. Él fue y siguió siendo sionista. Cualquiera que crea en la solución de dos estados es por definición un sionista. El historiador Ilan Pappe hizo una distinción importante esta semana en la izquierda israelí entre aquellos que consideran a la ocupación de 1967 la madre de todos los pecados, cuyo fin resolverá todo, y aquellos que consideran la limpieza étnica de 1948 el pecado original que no fue corregido, y siente que a menos que eso suceda, nunca habrá paz.

Avnery pertenecía al anterior campo, por supuesto. Se puso nostálgico sobre el '48 y luchó contra  el '67. Su guerra fue decidida, valiente, pionera y revolucionaria. Después de su muerte, una vez más quedó claro en qué medida.

Traducción: Dardo Esterovich