Categoría: Israel

Fuente: Haaretz   (13-02-2018)

Resultado de imagen para Justice Minister: Israel Must Keep Jewish Majority Even at the Expense of Human RightsLa ministro de Justicia, Ayelet Shaked, dijo el lunes que si no fuera por la cerca erigida hace algunos años en la frontera con Egipto, "veríamos aquí una especie de conquista progresiva de África". 

La cerca impidió que los solicitantes de asilo de Sudán y Eritrea entraran al país. En un discurso ante el Congreso sobre Judaísmo y Democracia, Shaked también dijo: "Creo que 'Judaizar Galilea' no es un término ofensivo. Solíamos hablar así. En los últimos años, hemos dejado de hablar así. Creo que es legítimo sin violar los derechos plenos de los residentes árabes de Israel". 

La ministro de Justicia hizo las declaraciones en un amplio discurso sobre la controversia por el proyecto de ley del estado-nación judío. 

Además, dijo: "Hay lugar para mantener una mayoría judía incluso a costa de la violación de  derechos". Añadió, sin embargo, que mantener una mayoría judía en Israel y actuar democráticamente "debe ser en paralelo y una no debe superar a la otra". 

Con respecto al proyecto de ley del estado-nación, Shaked dijo: "Me molestó tanto la posición del Estado como el razonamiento de los jueces. El Estado no defendió la ley por razones demográficas nacionales, alegó solo razones de seguridad". Shaked dijo a la conferencia que" el Estado debería decir que hay lugar para mantener a la mayoría judía incluso si viola derechos".

Shaked dijo que creía que el judaísmo y la democracia son valores que pueden coexistir. "Desde un punto de vista constitucional, hay una ventaja para la democracia y debe ser equilibrada y la Corte Suprema debe recibir otra herramienta constitucional que también le otorgue poder al judaísmo". 

El propósito del proyecto de ley del estado-nación, dijo, era para evitar sentencias que interpretan la Ley de Entrada a Israel, o un fallo como el del caso Ka'adan en 2000 que prohibió la discriminación contra una familia árabe que quería mudarse a una pequeña comunidad judía que trató de prohibírselo.

"En nuestras leyes hay valores universales, derechos, ya consagrados de una manera muy seria. Pero los valores nacionales y judíos no están consagrados. En los últimos 20 años, se han enfocado más en los fallos sobre los valores universales y menos en el carácter judío del Estado. Esta herramienta [la ley estatal nacional] es una herramienta que queremos darle a la corte para el futuro", dijo la ministro de Justicia. En respuesta a una pregunta de la entrevistadora, la periodista de televisión Dana Weiss, sobre si el tribunal no podría considerar el carácter judío del estado sin una ley estatal, ella dijo: "Puede, pero es como si dijeras que sin la Ley Básica de Dignidad y Libertades Humanas, al tribunal no le importará la dignidad y los derechos humanos. Es diferente cuando tienes una herramienta constitucional".

Shaked: La Corte podría llevar la 'igualdad' muy lejos. 

Sobre la intención de la coalición de mantener la palabra "igualdad" fuera del proyecto de ley del estado-nación, Shaked dijo: "Israel es un estado judío. No es un estado de todas sus naciones. Es decir, derechos iguales para todos los ciudadanos pero no derechos nacionales iguales". Shaked dijo que la palabra" igualdad "era muy general y que el tribunal podía llevarla "muy lejos" y agregó: "Hay lugares donde el carácter del Estado de Israel como un estado judío debe mantenerse y esto a veces se produce a expensas de la igualdad ".

 Shaked dijo que el proyecto de ley del estado-nación no se ocupa de la cuestión de quién es judío. "Todos tienen su propio judaísmo. En el proyecto de ley del estado-nación, cuando habla de un judío, significa la nacionalidad". Shaked se refirió al fallo Ka'adan y dijo que si ese caso surgiera nuevamente o "la discusión sobre si está bien o no" que una comunidad judía, por definición, sea solo judía, quiero que la respuesta sea 'sí, está bien' ".

La cuestión de la legalidad de la Ley de Unificación Familiar, que impide la unificación de las familias donde una de la parejas es palestina y una árabe-israelí, fue decidida, en ese momento, en dos ocasiones por la Corte Suprema por un voto, con seis jueces apoyándola y cinco disidentes. Los jueces dieron prioridad a las consideraciones de seguridad sobre la importancia del derecho a mantener una familia, en un caso que dividió a la Corte Suprema. 

En los discursos de Shaked, ella a menudo cita las palabras del difunto juez Mishael Chesin, que integró la opinión mayoritaria que aprobó la ley, que dijo que Israel necesitaba despertar del sueño de que era un estado utópico. 

Traducción: Dardo Esterovich