Categoría: Israel

Fuente: Gush Shalom      (912-2017)

Resultado de imagen para Ehud Barak+TrumpEhud Barak ha "roto el silencio". Ha publicado un artículo en The New York Times atacando a nuestro primer ministro en los términos más agresivos. En otras palabras, ha hecho exactamente lo mismo que el grupo de ex soldados que se autodenominan "Rompiendo el Silencio", a quienes acusan de lavar nuestra ropa sucia en el exterior. Exponen crímenes de guerra de los que han sido testigos, o incluso participantes.

Pero aparte del ataque a Binyamin Netanyahu, Barak ha utilizado el artículo para publicar su Plan de Paz.

Un antiguo comandante en jefe del ejército israelí y un ex primer ministro, Barak obviamente está planeando un regreso, y su Plan de Paz es parte del esfuerzo. Parece que, de todos modos, hay temporada abierta para los planes de paz en nuestra región.

Respeto la inteligencia de Barak. Hace muchos años, cuando aún era subjefe del ejército, inesperadamente me invitó a una charla. Hablamos de la historia militar del siglo XVII (la historia militar es un viejo pasatiempo mío) y pronto me di cuenta de que era un verdadero experto. Lo disfruté mucho.

En una tarde de primavera en mayo de 1999, formé parte de una gran muchedumbre jubilosa en la Plaza Rabin de Tel-Aviv después de que Barak ganara las elecciones de la Knesset y se convirtiera en primer ministro. Él nos prometió "el amanecer de un nuevo día". En particular, prometió hacer las paces con los palestinos.

Intelectualmente, Barak es superior a todos los demás políticos en la escena israelí. Muy pronto, parece que esto puede ser una desventaja.

Las personas inteligentes tienden a ser arrogantes. Desprecian a las personas con poderes mentales menores. Sabiendo que tenía todas las respuestas, Barak exigió que el presidente Clinton convocara una reunión con Yasser Arafat. Al día siguiente hablé con Arafat y lo encontré profundamente preocupado. Nada ha sido preparado, no hay intercambio previo de puntos de vista, nada. No quería ir a la reunión que pensaba que iba a fallar, pero no pudo rechazar una invitación del presidente de los EE. UU. El resultado fue una catástrofe. Barak, seguro de sí mismo como siempre, presentó su plan de paz. Fue más complaciente que cualquier plan israelí anterior, pero aún así no llegó al mínimo de las posiciones de los palestinos. La reunión se rompió.

¿Qué hace un diplomático en tales circunstancias? Anuncia que "tuvimos un intercambio fructífero de opiniones. Todavía no hemos llegado a un acuerdo total, pero las negociaciones continuarán y habrá más reuniones hasta que lleguemos a un acuerdo". Barak no dijo eso. Tampoco dijo: "Lo siento, soy totalmente ignorante del punto de vista palestino, y ahora lo estudiaré en serio". En cambio, Barak llegó a casa y anunció que Israel había propuesto los términos más generosos, que los palestinos habían rechazado todo, que los palestinos quieren arrojarnos al mar, que no tenemos "ningún socio para la paz". Si esto hubiera sido declarado por un político de derecha, todos se habrían encogido de hombros. Pero viniendo del líder del Campamento por la Paz, fue devastador. Sus efectos pueden sentirse hasta el día de hoy.

Así que viene Barak, el nuevo Barak, con un flamante Plan de Paz. ¿Qué dijo? El objetivo, escribe, es la "separación" de los palestinos. No paz, no cooperación, solo separación. Deshazte de ellos. "Paz" no es popular ahora. ¿Cómo sería la separación? Israel se anexionará los nuevos barrios judíos en Jerusalén Este y los "bloques de asentamientos": los conjuntos de asentamientos judíos más allá de la Línea Verde pero cerca de ella. Él acepta "canjes de tierras". Y luego viene el asesino: "la responsabilidad general de seguridad en Cisjordania permanecerá en manos de las Fuerzas de Defensa de Israel el tiempo que sea necesario". Y la triste conclusión: "Incluso si no es posible resolver el conflicto israelo-palestino en esta etapa, y probablemente no lo sea...”

Si hubiera un palestino que aceptara estos términos, me sorprendería. Pero Barak, entonces y ahora, no se preocupa por las opiniones y sentimientos de los palestinos. Al igual que Netanyahu, que al menos tiene la decencia de no proponer un "Plan de paz". A diferencia de Trump.

Donald Trump no es un genio como Barak, pero también tiene un plan de paz. Un grupo de judíos de derecha, incluyendo a su yerno (también él no es un genio) han estado trabajando en esto por meses. Se lo han propuesto a Mahmoud Abbas, el sucesor de Arafat, al nuevo príncipe heredero saudita y otros príncipes árabes. Parece proporcionar un Estado palestino compuesto por varios pequeños enclaves aislados en Cisjordania, sin Jerusalén y sin ejército.

Esto es pura locura. Ni un solo palestino ni ningún otro árabe lo aceptaría. Peor aún, cualquiera que proponga semejante caricatura de un Estado delata su completa ignorancia del otro. Ahí es donde radica el problema real: es mucho peor que no saber. Demuestra un desprecio abismal por los palestinos y por los árabes en general, una creencia básica de que sus sentimientos, si los tienen, no importan en absoluto. Esto es un remanente de la época colonial.

Los palestinos y los árabes en general tienen sentimientos y convicciones profundos. Ellos son personas orgullosas. Aún recuerdan los tiempos en que los musulmanes eran incomparablemente más avanzados que los bárbaros europeos. Ser tratados como basura por el presidente de los Estados Unidos y su séquito judío los hiere profundamente y puede llevar a un disturbio en nuestra región que ningún príncipe árabe, contratado por los Estados Unidos, podrá controlar.

Esto especialmente concierne a Jerusalén. Para los musulmanes, esta no es solo una ciudad. Es su tercer lugar más sagrado, el lugar desde donde el Profeta, la paz sea con él, ascendió al cielo. Que un musulmán abandone Jerusalén es inconcebible.

Las últimas decisiones de Trump con respecto a Jerusalén son, para decirlo suavemente, idiotas. Los árabes están furiosos, a los israelíes en realidad no les importan, los títeres árabes de los Estados Unidos, los príncipes y todos los otros, están profundamente preocupados. Si las perturbaciones estallan, bien pueden ser barridos todos ellos. ¿Y para qué? Por el titular vespertino.

No hay ningún tema en nuestra región, y tal vez en el mundo, que sea más delicado. Jerusalén es santa para tres religiones del mundo, y uno no puede discutir con la santidad.

En el pasado, he dedicado mucha reflexión a este tema. Amo a Jerusalén (al contrario del fundador del sionismo, Theodor Herzl, que estaba disgustado por ella y la dejó apurado después de pasar una sola noche). A los primeros sionistas no les gustaba la ciudad a la veían como un símbolo de todo lo que es incorrecto y sucio en el judaísmo.

Hace unos veinte años compuse un manifiesto, junto con mi difunto amigo, Feisal al-Husseini, el líder de los árabes de Jerusalén y vástago de la familia más noble. Cientos de israelíes y palestinos lo firmaron. Su título era "Nuestra Jerusalén". Comenzaba con las palabras: "Jerusalén es nuestra, israelíes y palestinos, musulmanes, cristianos y judíos". Continuaba: "Nuestra Jerusalén es un mosaico de todas las culturas, todas las religiones y todos los períodos que enriquecieron la ciudad, desde la antigüedad hasta el día de hoy: cananeos, jebuseos e israelitas, judíos y helenos, romanos y bizantinos, cristianos y musulmanes, árabes y mamelucos, otomanos y británicos, palestinos e israelíes.” "Nuestra Jerusalén debe estar unida, abierta a todos, y perteneciendo a todos sus habitantes, sin fronteras ni alambre de púas en medio de ella". Y la conclusión práctica: "Nuestra Jerusalén debe ser la capital de los dos estados que vivirán uno al lado del otro en este país: Jerusalén Occidental, la capital del Estado de Israel y Jerusalén Este, la capital del Estado de Palestina".

Ojalá pudiera clavar este Manifiesto a las puertas de la Casa Blanca.

Traducción: Dardo Estrovich