Categoría: Israel

Fuente: Gush Shalom      (2-09-2017)

Hace unos días me encontraba en Cesarea, sentado en un restaurante y mirando hacia el mar. Los rayos de sol bailaban en las pequeñas olas, las misteriosas ruinas de la antigua ciudad se alineaban detrás de mí. Estaba caluroso, pero no demasiado, y estaba pensando en los cruzados. Cesarea fue construida por el rey Herodes hace unos 2000 años y lleva el nombre de su maestro romano, Augusto César. Una vez más se convirtió en una ciudad importante bajo los cruzados, que la fortificaron. Estas fortificaciones son lo que ahora hacen del lugar una atracción turística.

Durante algunos años en mi vida estuve obsesionado con los cruzados. Comenzó durante la "Guerra de la Independencia" de 1948, cuando tuve la oportunidad de  leer un libro sobre los cruzados y descubrí que habían ocupado los mismos lugares frente a la Franja de Gaza que ocupaba mi batallón.

Los cruzados tardaron varias décadas en conquistar la franja, que en ese momento se extendía hasta Ashkelon. Hoy todavía está allí en manos musulmanas. Después de la guerra, leí todo lo que pude sobre estos cruzados. Cuanto más leía, más me fascinaba. Tanto es así, que hice algo que nunca he hecho antes o después: escribí una carta al autor del libro más autorizado sobre el período, el historiador británico Steven Runciman.

Para mi sorpresa, recibí una respuesta manuscrita a vuelta de correo, invitándome a ir a verlo cuando estuviera en Londres. Llegué a Londres unas semanas más tarde y lo llamé. Insistió en que viniera de inmediato. Como casi todos los que lucharon contra los británicos en Palestina, yo era un anglófilo. Runciman, un típico aristócrata británico con todas las peculiares idiosincrasias que lo acompañan, era muy simpático. Hablamos durante horas y continuamos la conversación cuando mi esposa y yo lo visitamos más tarde en una antigua fortaleza escocesa en la frontera con Inglaterra. Rachel, que era aún más anglófila que yo, casi se enamoró de él.

Lo que hablamos fue un tema que le planteé al principio de nuestra primera reunión: "Cuando escribías tu libro, ¿alguna vez pensaste en las similitudes entre los cruzados y los sionistas modernos?" Runciman contestó: "En realidad, apenas pensaba en otra cosa, quería subtitular el libro “Una guía para el sionismo sobre cómo no hacerlo". Y después de una breve risa agregó: "Pero mis amigos judíos me aconsejaron que me abstuviera de hacerlo".

De hecho, es casi un tabú en Israel hablar de las Cruzadas. Tenemos algunos expertos, pero en general, el tema se evita. No recuerdo haber oído hablar de las Cruzadas durante los pocos años que pasé en la escuela. Así, esto no es tan sorprendente como puede sonar. La historia judía es etnocéntrica, no geográfica. Comienza con nuestro antepasado (legendario), Abraham, y sus conversaciones con Dios, y continúa hasta la derrota de la rebelión de Bar Kochba contra los romanos en el año 136 DC. Desde entonces nuestra historia se despide de Palestina y baila alrededor del mundo, concentrándose en los acontecimientos judíos, hasta el año 1882, cuando los primeros pre-sionistas establecieron algunos asentamientos en la Palestina otomana. Durante todo el tiempo intermedio, Palestina estaba vacía, no sucedió nada. Eso es lo que los niños israelíes aprenden hoy también.

En realidad, muchas cosas sucedieron durante esos 1746 años, más que en la mayoría de los otros países. Los imperios romano, bizantino, árabe, otomano y británico se sucedieron hasta 1948. Los reinos de los cruzados eran un capítulo importante por sí mismos. La mayoría de los israelíes se sorprenderían al saber que los cruzados residieron en Palestina por casi 200 años, mucho más que la historia sionista hasta ahora. No fue un episodio corto y pasajero.

La similitud entre los cruzados y los sionistas golpea a primera vista. Ambos movimientos movilizaron a un gran número de personas de Europa a Tierra Santa. (Durante el primer medio siglo de su existencia, el sionismo trajo casi sólo judíos europeos a Palestina.) Como ambos vinieron del oeste, fueron percibidos por la población musulmana local como invasores occidentales. Ni los cruzados ni los sionistas tuvieron un día de paz durante toda su existencia. El perpetuo sentido del peligro militar configuró toda su historia, su cultura y su carácter. Los cruzados tuvieron algunas armisticios temporales, especialmente con Siria, pero nosotros también tenemos dos "acuerdos de paz" con Egipto y Jordania. Sin ningún sentimiento real de paz y amistad con estos pueblos, nuestros acuerdos también se parecen a los armisticios más que a la paz.

Entonces, como ahora, la suerte de los cruzados se hizo más fácil por el hecho de que los árabes se peleaban constantemente entre sí. Hasta que el gran Salah-a-Din ("Saladino"), un kurdo, apareció en la escena, unió a los árabes y venció a los cruzados en la batalla de los Cuernos de Hattin, cerca de Tiberías. Después de eso, los cruzados se reagruparon y siguieron en Palestina por otras cuatro generaciones.

Tanto los cruzados como los sionistas se vieron a sí mismos, muy conscientemente, como "cabezas de puente" de Occidente en una región extranjera y hostil. Los cruzados, por supuesto, vinieron aquí como el ejército de Occidente, para recuperar el Monte del Templo en Jerusalén. Theodor Herzl, fundador del sionismo moderno, escribió en su libro Der Judenstaat, la biblia del sionismo, que en Palestina serviremos como avanzada de la cultura (occidental) contra la barbarie (musulmana). La Ciudad Santa, por cierto, sigue siendo el foco de una batalla diaria. Sólo esta semana, las autoridades israelíes permitieron a dos miembros de la Knesset de extrema derecha entrar en el área del Monte del Templo, afortunadamente sin incitar a los disturbios entre judíos y musulmanes, como en anteriores ocasiones. También la semana pasada, nuestra Ministra de Justicia, a la que he llamado "el diablo bajo el disfraz de una mujer hermosa", acusó a la Corte Suprema de Israel de poner los derechos humanos por encima de los "valores del sionismo". Ella ya ha presentado un proyecto de ley que deja claro que esos "valores sionistas" son legalmente superiores a los "valores democráticos" y vienen primero.

La similitud es más evidente cuando se trata de la paz. Para los cruzados, por supuesto, la paz era impensable. Toda su empresa estaba basada en el objetivo de liberar a Jerusalén y a toda la Tierra Santa ("¡Dios lo quiere!") del Islam, el enemigo mortal. Esto excluye a priori cualquier paz con los enemigos de Dios. Los sionistas hablan interminablemente sobre la paz. Ninguna semana pasa sin que Binyamin Netanyahu haga alguna declaración conmovedora acerca de su ansia por la paz. Pero por ahora es absolutamente claro que no sueña con renunciar a una pulgada de tierra al oeste del Jordán. Hace sólo unos días, volvió a confirmar públicamente que no "arrancaría" un solo asentamiento judío en Cisjordania. Bajo la ley internacional, cada uno de estos asentamientos es ilegal.

Hay, por supuesto, grandes diferencias entre los dos movimientos históricos, tan enormes como las diferencias entre los siglos XI y XXI. ¿Se puede imaginar a los caballeros templarios con bombas atómicas? ¿Saladino con tanques? ¿El viaje de los hospitalarios de Clermont a Jaffa en avión? En el momento de las cruzadas, la idea de la "nación" moderna todavía no había nacido. Los caballeros eran franceses, ingleses o alemanes, pero ante todo eran cristianos. El sionismo nació de la voluntad de convertir a los judíos del mundo en una nación en el sentido moderno del término.

¿Quiénes eran esos judíos? En la Europa del siglo XIX, un continente de nuevas naciones, eran una excepción antinatural, y por lo tanto odiados y temidos. Pero eran, realmente, una reliquia no reformada del Imperio Bizantino, donde la identidad misma de todas las comunidades estaba basada en la religión. Las comunidades étnico-religiosas eran autónomas y legalmente bajo la jurisdicción de sus líderes religiosos. Un hombre judío en Alejandría podría casarse con una muchacha judía de Antioquía, pero no con la mujer cristiana de al lado. Una mujer latina en Damasco podría casarse con un hombre latino en Constantinopla, pero no con el hombre ortodoxo griego al otro lado de la calle. Esta estructura legal todavía existe en muchos países ex-bizantinos, incluyendo - nunca lo supondrías - Israel.

Pero, teniendo en cuenta todas las diferencias de tiempo, la comparación sigue siendo válida y proporciona muchas reflexiones, especialmente si te sientas en la orilla de Cesarea, la imponente muralla de los cruzados justo detrás de ti, a pocos kilómetros del puerto de Atlit, donde los últimos cruzados fueron literalmente arrojados al mar cuando todo llegó a su fin, hace apenas 726 años.

Parafraseando a Runciman, espero que aprendamos a no ser como ellos en el tiempo.

Traducción: Dardo Esterovich