Categoría: Israel

Fuente: Haaretz     (11-05-2017)

Editorial de Haaretz

Israeli Arabs in the northern Israeli city of Sakhnin during a strike in support of Palestinians, October 2015.El gabinete ha acordado que el proyecto de ley del estado-nación, aprobado por la Knesset en una votación preliminar el miércoles, no avanzará durante los próximos dos meses, y que un proyecto de ley patrocinado por el gobierno será redactado para reemplazarla. Los miembros del partido gobernante Likud creen que el proyecto de ley del gobierno que se presentará en dos meses será más suave que el aprobado por el Knesset el miércoles y más cerca de la versión elaborada por el miembro de la Knesset (MK) Benny Begin.

Esta evaluación se basa en lo que el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo la semana pasada sobre el proyecto de ley en la Knesset. Señaló que la ley estipularía que Israel es el estado-nación del pueblo judío, que también consagraría la bandera y el himno existentes y el estatus de Jerusalén como la capital eterna de Israel. Debido a que Netanyahu no mencionó una larga lista de otras disposiciones controvertidas que han aparecido en varias versiones del proyecto de ley presentado por MKs derechistas a través de los años, en particular la demanda de que la democracia de Israel se subordine a su carácter judío, los que se oponen a estas ideas esperan que Netanyahu planee dejarlos fuera de la ley.

Pero la ministro de Justicia Ayelet Shaked parece estar poco interesada por las especulaciones del Likud o la declaración de intención de Netanyahu. A juzgar por lo que dijo a finales de esta semana, parece que el proyecto de ley del gobierno tendrá la misma versión que tanta gente teme y dejará que los jueces prefieran el carácter judío de Israel a su carácter democrático en decisiones  de los asuntos donde los dos chocan.

"Durante los últimos 20 años, desde que legislamos la Ley Básica sobre Dignidad Humana y Libertad, hemos visto que el sistema de justicia da más peso a los valores democráticos que a los valores judíos", dijo. "La ley del estado-nación que fue votada esta semana garantizará la presencia de valores judíos para que los jueces los tengan en su caja de herramientas".

No está claro si las diferencias entre las declaraciones de Netanyahu y Shaked reflejan verdaderas tensiones ideológicas dentro de la derecha. Pero dos cosas sí están claras. Primero, la propuesta de Shaked es otro intento de convertir a Israel en un estado gobernado por la ley judía, que será gobernado por los colonos.

En segundo lugar, sin importar la forma que en última instancia adopte, el propósito principal del proyecto de ley del estado-nación es recordarle a los ciudadanos árabes de Israel que son ciudadanos de segunda clase, mientras crean una infraestructura constitucional para la posibilidad de que los judíos se conviertan en una minoría entre el río Jordán y el Mediterráneo, por lo que es necesario darles preferencia legal sobre otros ciudadanos. El nombre usual para eso es el apartheid.

Traducción: Dardo Esterovich