Categoría: Israel

Fuente: semana.co.il (30-070.09)


{mosimage}La tremenda presión de Washington sobre Israel esta semana, con las visitas de George Mitchell y Robert Gates al país, parece haber surtido efecto en el Gobierno.
Al cierra de esta edición, el Canal 10 informaba que el primer ministro Biniamín Netanyahu había decidido congelar la materialización de un proyecto para construir cerca de 900 viviendas en Jerusalén Oriental.
Esta información trascendió un día después de su encuentro con Mitchell, el enviado de Barack Obama para la región.

Tácitamente, Obama apoya la idea de Jerusalén Oriental como futura capital del futuro Estado palestino en el marco de una futura paz entre los pueblos.
La decisión de Netanyahu, si es que se confirma en las próximas horas, será un pequeño paso adelante en el proceso de paz.    


A 42 años de la presencia israelí en Jerusalén Oriental, la actitud oficialista no sería más que un punto de partida para poder reanudar el diálogo.

¿No dice la frase popular que en Israel la derecha fue quien abrió el camino a la paz?

Habrá que esperar. Mucha agua deberá correr. ¿Pero quién no se anima a esperanzarse