Categoría: Israel

Fuente: Corresponsal Jerusalén (27-7-09)   

{mosimage}El campo de batalla mediático es uno de los frentes más activos donde el conflicto de medio oriente se refleja con todo su intensidad y fervor. A diferencia de los enfrentamientos militares que se caracterizan por ser esporádicos, los combates verbales son continuos, inagotables y exigen una constante movilización de fuerzas y material humano de primera línea.
Israel participa activamente en este esfuerzo, entre ellos, en todos los canales  hispano parlante por intermedio de sus voceros oficiales y la movilización de  intelectuales pro israelíes de reconocido nivel internacional. En este sentido sobresale el dinamismo, la valentía y la presteza de la periodista española Pilar Rahola.

Pilar Rahola no escatima esfuerzos ni desaprovecha oportunidad de adular y ponderar a los judíos y a Israel, a la vez que ataca a sus enemigos, a la sociedad árabe en general y las costumbres musulmanas en particular.  Está en todo su derecho y la actitud en sí no es motivo de crítica o censura. El problema se suscita en el momento en que se terminan los argumentos sólidos y en vez de exponer legítimos motivos que pueden apoyar la posición israelí, opta por invertir, no todos, pero si la mayoría de sus esfuerzos en calumniar e injuriar a los palestinos, árabes y creyentes musulmanes, llegando a un extremo de usar argumentos de claro tinte racista. En esta guerra mediática Pilar Rahola carga sus cañones con municiones de ofensa y oprobio que se lanzan como bombas para embadurnar la imagen del enemigo y así descalificarlo como parte de una posible negociación. La mentira de siempre – no hay con quien negociar. 
En su articulo de semanas atrás se descargó groseramente contra la vestimenta típica de las mujeres musulmanas calificándola como “una maldad intrínseca, propia de una misoginia patológica que convierte a la mujer en una sombra, cuya existencia se sustenta por el hecho de la procreación” y a continuación agregó: “¿Qué tendrá que ver Dios con ese machismo enfermo y malvado? Y, sin embargo, usan a Dios para justificar esa maldad” (1). Como la sociedad israelí ve con la mayor normalidad alabar a los judíos junto con insolentes burlas y ridiculizaciones a los árabes y musulmanes, tan solo a los dos días de difundir tales vituperios, la Universidad de Tel Aviv condecoró a Pilar Rahola con la Orden del Presidente de la Universidad de Tel Aviv y la catalogó de “luchadora por los derechos humanos que se ha erigido en el clamor de los oprimidos por la intolerancia y el fanatismo”
Tanto Pilar Rahola como la digna institución que la condecoró, en su desesperación por avalar por todo medio a Israel y sus actos, no importa lo que haga, sin argumentos serios y usando la degradación, no son capaces de girar los ojos y prestar atención que la realidad donde convive parte de la sociedad israelí no difiere considerablemente de aquellas comunidades que tan burdamente critican. No se necesita prolongadas investigaciones ni servicios secretos de información. Solo hace falta una rápida lectura de los periódicos al alcance de todos. He aquí solo un par de ejemplos ocasionales de un mismo día.
En la ciudad de Netivot, con un 25% de población religiosa ortodoxa,  piqueteros religiosos pertenecientes a las “Guardias de la Decencia y Pudor” penetraron en negocios de la ciudad exigiendo de sus dueños la prohibición de la venta de vestimenta femenina que a su criterio ortodoxo es considerada indecente, como así también, demandando del personal de ventas un atuendo de recato. Si el dueño se opone, el grupo se ocupa de una amplia campaña de difamación y en la práctica, por presión, logran el boicot total. En caso que el dueño se rinda a las demandas, el grupo se preocupa de una inspección diaria por parte de un delegado oficial y le adhiere un cartel a su vidriera cuyo texto dice: “Toda la honra de la hija del Rey está en su interior. Mujer de Israel, eres hija del Rey, vístete recatadamente” (2). Un sello del Taliban Kosher.
 
Ropa femenina y el sello del Taliban Kosher
La comisión interministerial que tiene a su cargo la programación de las líneas de ómnibus se reúne en el Ministerio de Transporte a los efectos de ultimar detalles del nuevo ordenamiento que regirá el transporte público y por el cual se establecerá la separación por sexo confinando las mujeres a los asientos traseros. Fuera del edificio se reunieron unos pocos activistas que protestaban aireadamente por el hecho que el gobierno se rinda ante demandas segregacionistas de los sectores religiosos y que en poco tiempo esa separación se ampliará hasta cubrir diferenciación entre árabes y judíos (como ya ocurre en el transporte en Cisjordania) y tal vez entre blancos y negros. (3)
 
Boleto para mujer: ubicación en parte trasera del Ómnibus
Nadie se debe sorprender que en todo patio se cuecen habas. Lo que se requiere de todo interlocutor serio es la valentía y honestidad de reconocer los defectos propios y cuando se habla del contrincante ser menos arrogante y prepotente acusándolo, tal vez, de las mismas carencias que padecemos.
Pilar Rahola invierte muchos esfuerzos en demostrar una clara diferenciación y superioridad del judaísmo respecto de los pueblos musulmanes que habitan la región. Para su pesar, da la impresión que en muchos aspectos el comportamiento judío esta mucho mas entrelazado con las costumbres levantinas que las americanas y europeas, tan admiradas por ella.
Pese al enorme daño que Pilar Rahola causa a las posibilidades de un arreglo pacifico en la región, resulta difícil suponer que el liderazgo judío este dispuesto a alejarse de ella y prefiere continuar deleitándose de esa calurosa y tierna caricia, pese a estar cargada de saña y encono hacia los árabes y musulmanes, los únicos con quienes imperiosamente necesitamos hacer la paz. 
Ojala me equivoque.
  
(1)    Pilar Rahola: “Perversa metáfora de la burka”, Diario La Vanguardia. Barcelona, junio 2009.
(2)    Yanir Ygena: “Netivot: La Guardia de la Decencia y Pudor le amarga la vida al comercio” Diario Haaretz 21-7-09
(3)    Kobi Najshoni: “Líneas de Ómnibus sagradas: discusión definitiva en el Ministerio de Transporte”, YNET, 21-7-09