Categoría: Israel

Militares israelíes reconocieron haber cometido atrocidades

                           durante la ofensiva contra Hamás

Fuente desde Jerusalén  (16-07-09)

{mosimage}En testimonios reunidos por una ONG hebrea declaran que usaron escudos humanos y dispararon contra civiles palestinos..
Soldados israelíes que participaron en la ofensiva de su Ejército contra la Franja de Gaza denunciaron operativos brutales, la no distinción entre combatientes y civiles y la ausencia total de restricciones a la hora de disparar. La ONG israelí Rompiendo el Silencio, integrada por desertores y militares israelíes retirados, reunió en un informe de 150 páginas los testimonios de 26 uniformados que participaron en la ofensiva que entre diciembre y enero mató a 1.417 palestinos y 13 israelíes.

“En Gaza se impuso, ante todo, que las tropas no corriesen ningún riesgo”, explicó el director de la organización, Yehuda Shaul, un reservista para quien lo ocurrido debe interpretarse a la luz de la derrota israelí en el sur del Líbano en 2006. Para el Ejército israelí, en cambio, este informe está “basado en testimonios anónimos y generales, sin examinar su credibilidad”. Por su parte, el ministro de Defensa, Ehud Barak, insistió en que cualquier crítica es “inadmisible” porque “las fuerzas israelíes son unas de las más éticas del mundo”.

En contra de la postura oficial, Shaul destacó que los testimonios ratifican la ausencia total de reglas para el combate, lo que derivó en una libertad absoluta de muchos soldados para disparar a cualquier palestino, armado o desarmado. “No había límites. Todos eran enemigos. La orden era: entren y disparen contra todo”, explicó Shaul.

Uno de los soldados que hizo público su testimonio anónimo corroboró que “las normas eran: dispara si quieres”, y añadió que los mandos “repetían todo el tiempo que esto es la guerra y que en la guerra no hay restricciones para disparar”. Otro militar aseguró: “No había que tener ninguna consideración hacia los civiles y se nos repetía que las consideraciones humanitarias no tenían cabida. Se nos decía: la moralidad no es un problema. Dejen las pesadillas para después y ahora simplemente disparen”.

Un joven se lamenta por el “el odio y la alegría de matar” entre las tropas. “Toda esa destrucción, todo ese fuego contra inocentes era simplemente increíble”, dijo este uniformado cuyo batallón estaba formado por “sesenta chicos de entre 19 y 20 años para quienes la violencia es una forma de vida” y donde “no había nadie para reprimirte”.

Los combatientes también describieron la destrucción gratuita de viviendas y cómo no se dejaba “ni una sola casa intacta”. Un soldado que operó un cañón de tanque en el noroeste de la franja aseguró que si tenía que girar y no había visibilidad “se disparaban doce bombas a las casas de alrededor y se continuaba”.

Los soldados describieron la muerte innecesaria de civiles, como la de un anciano al que se le disparó cuando estaba escondido en el hueco de la escalera de su casa. Otros refirieron el empleo de los llamados “Johnnies” o “escudos humanos”: se mandaba a un civil palestino a entrar en la vivienda para cerciorarse de que no había milicianos dentro, una práctica para la que suelen utilizarse niños y que la propia Corte Suprema de Israel declaró ilegal en 2005. Algunos militares destacaron, sorprendidos, el papel del Rabinato Militar, que extendió entre las tropas la noción mesiánica de que libraban una “guerra santa” en la que los “hijos de la luz” luchaban contra los palestinos, “hijos de la oscuridad”. En Gaza, concluye Shaul, “el Ejército abandonó todos sus valores morales y actuó en contra de su propio código ético”, algo que para él merece, al menos, un debate para que la sociedad israelí decida si éste es el Ejército que quiere tener. (EFE)

Cisjordania declaró TV non grata a la cadena árabe Al Yazira

Con acusaciones de que “lleva mucho tiempo” difundiendo informaciones falsas o que “incitan a pugnas internas” en la Autoridad Nacional Palestina (ANP), el presidente Mahmud Abbas ordenó el cierre de la oficina en Cisjordania del canal árabe Al Yazira. La noticia que acabó con la paciencia de Abbas fue un informe de la cadena qatarí sobre un presunto plan urdido en 2004 por el entonces premier israelí Ariel Sharon, para envenenar al líder palestino Yasser Arafat. La hipótesis de Al Yazira fue que Sharon quería beneficiar al moderado Abbas con el control total de la organización palestina.