Categoría: Internacionales

Fuente: +972 Magazine     (12-10-2020)

Congresswoman Virginia Foxx talks with witnesses at the Education and Workforce Committee hearing on "Streamlining Federal Education and Workforce Programs: A look at the GAO Report on Government Waste," April 6, 2011. (Virginia Foxx/Flickr)En un descarado intento de explotar las preocupaciones sobre el creciente antisemitismo en Estados Unidos para obtener beneficios políticos, los políticos, periodistas y organizaciones de derecha están utilizando una oscura maniobra parlamentaria para pintar a los demócratas como insuficientemente preocupados por la intolerancia antijudía.

Es otro caso en el que los republicanos y sus partidarios utilizan el antisemitismo como una cuestión de agenda introduciendo una cuña, mientras el partido intenta separar a los votantes judíos de los demócratas antes de las elecciones del próximo mes y apelar a los donantes judíos de derecha que ayuden a financiar su partido.

Aunque el esfuerzo puede funcionar bien con esos donantes en particular, es poco probable que funcione en la mayoría de los judíos estadounidenses: una encuesta el mes pasado encontró que dos tercios de los votantes judíos planeaban votar por el candidato demócrata Joe Biden mientras un tercio lo haría por el presidente Donald Trump.

El 16 de septiembre, la Cámara de Representantes controlada por los demócratas debatió la Ley de Aplicación de la Equidad e Inclusión, un proyecto de ley que permitiría a las personas presentar demandas civiles contra instituciones que violen el Título VI de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe a las instituciones que reciben dólares federales de discriminar por motivos de raza, color u origen nacional. La legislación permitiría que las demandas se presenten por lo que se conoce como "impacto dispar": políticas que afectan de manera desproporcionada a un grupo de personas sobre otro. El proyecto de ley propuesto se redactó en respuesta a un fallo de la Corte Suprema de los EE. UU. En 2001 que decidió que la Ley de Derechos Civiles no permite demandas civiles privadas sobre reclamos de "impacto dispar".

Antes de que comenzara la votación sobre el proyecto de ley, la representante Virginia Foxx, una republicana de Carolina del Norte, hizo la moción para enmendar la legislación utilizando lo que se llama una "moción para renovar el compromiso", un paso que permite a los miembros del partido minoritario intentar cambiar el lenguaje de un proyecto antes de una votación final. Su enmienda propuesta etiquetó explícitamente el antisemitismo como una forma prohibida de discriminación según la legislación, aunque el antisemitismo ya es ilegal según las interpretaciones oficiales del Título VI. La enmienda de Foxx pasó 265-164, con 66 demócratas uniéndose a 189 republicanos a favor de la medida. Los otros 162 demócratas se opusieron a la enmienda porque la vieron como un movimiento partidista para explotar el tema del antisemitismo, y porque no querían que la enmienda señalara explícitamente una forma de discriminación y olvidara mencionar otras.

El proyecto de ley, incluida la enmienda antisemitismo, fue finalmente aprobado en la Cámara, pero todos los republicanos votaron en contra de la legislación final de todos modos. Es poco probable que el Senado lleve el proyecto de ley a su piso.

"Hipocresía"

Aunque el Partido Republicano se opuso a la legislación en la Cámara, los medios y grupos de noticias de derecha aprovecharon los votos de los demócratas en contra de la moción de Foxx de volver a comprometerse. Un titular del neoconservador Washington Free Beacon decía: "162 demócratas de la Cámara de Representantes votan contra la medida para combatir el antisemitismo". La Coalición Judía Republicana escribió en Twitter: "El 70% de los demócratas votaron en contra de una legislación que ayudará a combatir el antisemitismo".

En respuesta al RJC, Halie Soifer, directora del Consejo Demócrata Judío de Estados Unidos, escribió en Twitter que los esfuerzos republicanos tenían como objetivo "utilizar el antisemitismo con fines políticos". Y en una carta abierta al Partido Republicano publicada en The Forward, los judíos demócratas en la Cámara escribieron que “cada maniobra claramente partidista, en la que los republicanos de la Cámara que buscan jugar a la política de 'atraparla' con vidas judías -incluidas las mociones partidistas para volver a comprometerse con el antisemitismo- dificulta la lucha contra el antisemitismo".

Pero es poco probable que estos ruegos demócratas a los republicanos funcionen. Durante años, el Partido Republicano ha seguido una estrategia de pintar a los demócratas como antisemitas para intentar ganar votantes judíos y complacer a sus propios donantes de derecha, como el magnate de los casinos Sheldon Adelson y el cofundador de Home Depot(1), Bernard Marcus, quienes están convencidos de que los demócratas son fanáticos antijudíos.

Esos esfuerzos han alcanzado nuevas alturas en la era Trump. Cuando la congresista Ilhan Omar criticó duramente al lobby de Israel el año pasado, los republicanos utilizaron los comentarios de Omar sobre Israel para señalar a todo el Partido Demócrata como antisemita.

En enero de 2019, el primer proyecto de ley que impulsaron los republicanos durante la nueva sesión legislativa fue un intento de represión del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). Fue una estratagema transparente para obligar a los demócratas a votar en contra de un proyecto de ley enmarcado en los medios de comunicación como pro-israelí, y permitir que el Partido Republicano denunciara a los demócratas como anti-israelíes y, por lo tanto, anti-judíos.

Promoviendo esta agenda, Trump firmó una orden ejecutiva en diciembre de 2019 titulada "Combatir el antisemitismo", que autorizaba al Departamento de Educación a investigar actividades en los campus universitarios según la definición de trabajo de antisemitismo establecida por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, una definición que combina la intolerancia antijudía con críticas a Israel.

"La hipocresía de los esfuerzos de la administración Trump para abordar el antisemitismo es evidente en a quiénes y en qué se han dirigido hasta la fecha", dijo Meera Shah, abogada senior de Palestine Legal, un grupo que protege la libertad de expresión de los activistas de derechos palestinos. “En lugar de proteger a los estudiantes judíos del resurgimiento del letal antisemitismo nacionalista blanco, inspirado y reforzado por Trump y sus aliados, estos esfuerzos se han dirigido principalmente a los defensores de los derechos palestinos. Estos esfuerzos para difamar falsamente a un movimiento de derechos humanos como antisemita representan el lado interno de los intentos de la administración Trump de cerrar todas las vías para la libertad palestina".

'Un encubrimiento gigante' del antisemitismo

Mientras el Partido Republicano prosigue con esta campaña, durante el mandato de Trump se ha visto una explosión de ataques mortales contra los judíos estadounidenses, incluida la masacre de octubre de 2018 en la sinagoga Tree of Life en Pittsburgh que mató a 11 judíos.

El propio Trump ha desplegado repetidamente tropos antisemitas (se quejó infamemente de que los judíos estadounidenses no son lo suficientemente leales a Israel) y ha impulsado a los supremacistas blancos, como lo hizo durante el primer debate presidencial el 29 de septiembre, cuando dijo que los Proud Boys, una milicia nacionalista blanca, debe "retroceder y esperar".

Los grupos judíos progresistas dicen que el único enfoque de Trump y de los republicanos sobre la crítica a Israel tiene como objetivo distraer la atención de su propia complicidad para promover el antisemitismo.

"Cuando Trump aviva su base para temer y desconfiar de los judíos repitiendo como loros tropos de lealtad dual relacionados con los judíos e Israel, los resultados conducen directamente a la violencia contra nosotros, ya que lo han hecho muchas veces bajo el liderazgo de Trump", dijo la rabino Alissa Wise, subdirectora de Jewish Voice for Peace Action. "Al insistir en que la única manifestación real de antisemitismo es la crítica a Israel, Trump ha creado un encubrimiento gigante para los tropos antisemitas y las amenazas con las que comercia regularmente, y al mismo tiempo amenaza toda la libertad de expresión en apoyo de los derechos palestinos".

(1) Cadena de megamercados de materiales de construcción y artículos para el hogar, similar al Easy en nuestro país (Nota de Traductor)

* Alex Kane es un periodista residente en Nueva York cuyos trabajos sobre Israel/Palestina, las libertades civiles y la política exterior de Estados Unidos han aparecido en VICE News, The Intercept, The Nation, In These Times y más.

Traducción: Dardo Esterovich