Categoría: Internacionales

Fuente: Haaretz    (20-12-2018)

 Resultado de imagen para Jared Kushner and Stephen Miller Are the Most Assimilated Jews in America    ..."Todo aquel que tenga la capacidad de protestar contra las transgresiones del mundo entero y no lo haga, deberá  ser castigado por las transgresiones del mundo entero (Shabat 54b-55a)"...

Como sociólogo activista judío, durante mucho tiempo me han fascinado los puntos de vista judíos sobre el delicado tema de la asimilación. En general, se considera que la asimilación adopta la forma explícita de matrimonio mixto, o la versión más sutil de deshacerse de las identificaciones judías y étnicas judías en aras de mezclarse con la sociedad en general.

Sin embargo, supongamos que existe otro problema de asimilación más amenazador: el abandono, por parte de las figuras judías en la vida pública en Estados Unidos y en Israel, de la ética central que ha dado forma al judaísmo y la conciencia judía.

Esta segunda amenaza para nuestro mundo judío, tal como la conocemos, está apareciendo frente a nuestros ojos. Hay al menos dos docenas de judíos nombrados por Trump, entre los cuales se encuentran Stephen Miller, Jason Greenblatt, David Friedman, Steven Mnuchin y Jared Kushner.

Estos son judíos que colaboran voluntariamente con un presidente que alienta a los supremacistas blancos, racistas y antisemitas. Él incluso invitó a dos predicadores fundamentalistas cristianos abiertamente antisemitas a hablar en la imprudente apertura de la embajada de los Estados Unidos en Jerusalén.

¿Qué está pasando aquí?

El corazón de la misión ética judía es el intento de negar las brutalidades y prácticas inhumanas que se desataron en el momento de la escritura de los textos judíos clásicos y más allá de ellos, por medio de la justicia y la rectitud, la valoración sobre todo de la vida humana y la lucha por la justicia social.

Se puede decir que los judíos han inventado la crítica social. Los profetas bíblicos fueron los críticos sociales de su época, recordándole a reyes y ciudadanos cuáles eran las diferencias entre corrupción y justicia, diferenciación que hace a al núcleo de la ética judía.

La esencia de la ética judía ha crispado enérgicamente los nervios y las sensibilidades de las élites egoístas en todo el mundo.
Sea desde el Tikkun Olam (bregar por un mundo más justo), pasando por la máxima "Ama a tu prójimo como a ti mismo" y concluyendo con "Todo lo que te haga daño a ti, no lo hagas a ninguna otra persona".

(Sumémosle a esto) el no tan conocido pasaje del Talmud Babilónico (Shabat 54b-55a):

"Todo aquel que sea tenga la capacidad de protestar contra las transgresiones de su hogar y no lo haga, deberá ser castigado por las acciones (de transgresión) de los miembros del hogar; todo aquel que tenga la capacidad de protestar contra las transgresiones de la gente de su pueblo y no lo haga, deberá ser castigado por las transgresiones de la gente del pueblo; todo aquel que tenga la capacidad de protestar contra las transgresiones del mundo entero y no lo haga, deberá ser castigado por las transgresiones del mundo entero".

Y más recientemente, en las palabras del activista de derechos civiles, el rabino Abraham Joshua Heschel: "Lo opuesto a lo bueno no es lo malo; lo opuesto a lo bueno es la indiferencia. En una sociedad libre, algunos son culpables, pero todos son responsables".

En Israel, con su insistencia en considerar a Israel una nación-gueto, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu quiere completar la transformación de Israel de un país asediado que intenta sobrevivir en un estado que, según sus propias palabras, vivirá siempre blandiendo la espada.

Olvidémonos de su cínica cooptación de la terminología religiosa y del sinfín de repeticiones retóricas de Israel como judío, judío, judío: Netanyahu y su gobierno de derecha han abandonado el núcleo ético del judaísmo en favor de una obsesión por el poder.

Muchos judíos en Israel y los Estados Unidos se quejan (de sus críticos) sosteniendo que Israel no es diferente de otros países que reprimen y persiguen a las minorías. Tienen razón, pero esos otros países no proclamaron hace 3000 años que habían llegado a una verdad ética sorprendentemente nueva originada en el Altísimo, afirmando que esos textos bíblicos son la base de legitimidad y justificación de las políticas estatales.

¿Qué tienen de judío o ético las políticas de Netanyahu? ¿Es que el machismo judío viene a reemplazar a la ética judía?

Aquellos judíos que abandonan la visión profética en favor de la riqueza y el poder se están asimilando a valores que niegan la vida y la justicia, adhiriéndose a valores amenazantes de sociedades que han apretado con sus mandíbulas a innumerables personas y movimientos religiosos y seculares, masticándolas y escupiéndolas, sin empatía, compasión o decencia.

Seguramente les encanta a los antisemitas que los derechistas judíos en los Estados Unidos e Israel combinen la observancia ritual con el comportamiento ético, como si existiese esa amalgama de "carácter judío" de la que tanto fantasean los antisemitas.

Esos judíos de derecha hacen referencia a los judíos ortodoxos del círculo íntimo de Trump, como prueba de que la administración es favorable tanto a los judíos como a los valores judíos. Aplauden a Jared Kushner, por el hecho de practicar la religión en forma abierta, y denuncian a Bernie Sanders, cuyo enfoque de la política y del cambio social es mucho más cercano al núcleo ético judío.
Si yo fuera antisemita, me encantaría lo que está sucediendo en Washington DC. La presidencia más corrupta, obsesionada por la riqueza y hambrienta de poder de la historia de Estados Unidos se ha rodeado de judíos obedientes.

Y al mismo tiempo, Netanyahu es un líder que antepone las normas de poder a las de compasión y justicia, que declara que es mejor vivir por la espada y zafarse de la solidaridad con los judíos de todo el mundo y de la sublimemente revolucionaria ética judía para aliarse con etno-nacionalistas.

Es la tarea de los judíos en América, Israel y en otros lugares la de resaltar el daño que los judíos de derecha actualmente en el poder causan a los fundamentos mismos del judaísmo. Este es posiblemente el problema de asimilación judío mucho más urgente y grave que enfrentamos hoy en día.

Traducción: J-AMLAT