Categoría: Historia

Fuente: Telesur    (9-11-2015)

“La Noche de los CristalesRrotos” o Kristallnacht, fue un gran estallido de violencia que se registró en la Alemania nazi durante la noche del 9 y la madrugada del 10 de noviembre de 1938, cuando las tropas del Partido Nacionalista Alemán y civiles armados atacaron sinagogas, tiendas y viviendas de los judíos.

A esta oleada violenta se le dio el nombre de "La Noche de los Cristales Rotos" debido a que las calles quedaron completamente cubiertas de vidrios destrozados, pertenecientes a los escaparates de las tiendas y a las ventanas de los edificios de propiedad judía.

Durante esa noche, los nazis destruyeron un total de mil 574 sinagogas, 250 de ellas fueron quemadas. Asimismo, saquearon y destruyeron unas 7 mil tiendas, asaltaron miles de viviendas, y arremetieron contra cementerios, hospitales y escuelas.

Fueron 48 horas de brutales ataques en los que unos 100 ciudadanos judíos fueron asesinados, y otros 30 mil secuestrados y enviados a los campos de concentración de Dachau, Sachsenhausen y Buchenwald.

Todos estos actos violentos fueron presenciados por integrantes de los cuerpos policiales y bomberos del país,  quienes observaron los hechos sin intervenir.

Los responsables nazis aseguraron que este gran progrom fue una reacción espontánea de la población, como respuesta al asesinato del secretario de la embajada alemana en París, Ernst vom Rath, a manos del joven judío Herschel Grynszpan; sin embargo, posteriormente se conoció que los ataques fueron ordenados por el canciller del Reich (Alemania), Adolf Hitler, organizados por el ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, y perpetrados por organizaciones militares del partido nacionalista.

Grynszpan vivía en París y recibía frecuentes cartas de su padre contándole las injusticias que padecía en la frontera polaca por el poder ejercido a manos de los nazis. En la última postal que recibió el 3 de noviembre, le indicaba que ya no tenían dinero y si podía enviarles algo. El odio se apoderó de él y "planeó" matar al embajador alemán en la capital francesa, no obstante, sin conocimiento sobre su objetivo, el 7 de noviembre disparó contra el primero que vio en la puerta de la sede diplomática y escapó.

Posterior a La Kristallnacht, el Gobierno nazi impuso una multa de mil millones de marcos a la comunidad judía; además los obligó a limpiar y reparar todos los desperfectos causados y se les prohibió cobrar los seguros por daños que sufrieron sus propiedades.

En las semanas siguientes, el gobierno alemán promulgó docenas de leyes y decretos destinados a privar a los judíos de su propiedad y sus medios de vida, que con el tiempo se agravaron.

Esta brutal arremetida fue solo el inicio de una gran ola de intensos y continuos ataques contra los judíos en el país europeo, situación que condujo finalmente al Holocausto, donde fueron asesinados al menos 6 millones de judíos, durante la II Guerra Mundial (1939–1945), millones de gitanos, cientos de miles de objetores de conciencia, homosexuales, discapacitados, comunistas y anarquistas.

Antecedentes

Tres años antes de que se registrara "La Noche de los Cristales Rotos", el Gobierno nazi había promulgado una serie de leyes de carácter racista y antisemita, a las cuales se les conoce como las leyes raciales de Núremberg.

El 15 de septiembre de 1935, durante el séptimo congreso anual del Partido Nacionalista Obrero Alemán (NSDAP), en la ciudad de Núremberg, de manera unánime, los participantes aprobaron esta legislación en la que entre otras cosas, se promovía el racismo en contra de los judíos y se prohibían el matrimonio o relación sexual entre alemanes con judios.

Según relata la Memoria de las Víctimas del Holocausto , bajo el amparo de esas normas, 17 mil judíos de origen polaco fueron expulsados el 28 de octubre de 1938 de Alemania y forzados a ir a su país de origen, donde tampoco fueron aceptados, por lo que tuvieron que permanecer en la frontera a la intemperie.