Categoría: Historia

Fuente: Iton Gadol   (14-04-11)

 "Ha llegado el momento para mí de salir del anonimato y presentarme...” afirmó, entre resignado y hastiado de la vida de fugitivo que venía llevando, el jerarca nazi Adolf Eichmann en una carta enviada a Alemania desde la Argentina.
El documento acaba de ser descubierto recientemente por una historiadora en un archivo de Hamburgo.
La carta aparece firmada con el nombre de Adolf Eichmann y donde aclara que su ocupación era “Obersturmbannführer de las SS".

Directamente y sin pudor, el arquitecto de la solución final, Eichmann, escribió a la Cancillería alemana desde su escondite en al Argentina, una década después del Holocausto.

De acuerdo a lo consignado por el diario Haaretz, la carta fue descubierta en un archivo por la historiadora Bettina Stangneth, tras seis años de investigación sobre el criminal de guerra nazi.

El documento fue publicado por primera vez en el diario alemán Bild.

Eichmann envió la carta al primer canciller de la República Federal de Alemania, Konrad Adenauer, en 1956.

En ese momento, el jerarca nazi permanecía escondido en Argentina, donde había huido con su familia.

La carta fue enviada desde Buenos Aires, donde vivía bajo el nombre de Ricardo Klement.

Cuatro años más tarde, Eichmann fue capturado por el Mossad y llevado a Israel, donde fue juzgado en Jerusalem y ejecutado en 1962.

Eichmann escribió Adenauer: "No sé cuánto tiempo el destino me permitirá vivir lo que sí sé, sin embargo, que alguien me debe permitir explicar a la próxima generación lo que pasó. Debe haber una explicación para dirigir y llevar adelante lo complejo de estos años".

Los analistas interpretaron que cuando el jerarca habla de "complejo" hace referencia al Holocausto.

No obstante, en la carta, Eichmann también escribió que preveía que sería juzgado por su participación en la guerra, cuando regresara a Alemania, pero que no creía que iba a ser enviado a la cárcel por mucho tiempo.

La interpretación fue al parecer correcta porque Alemania no se apresuró a llevar a los criminales de guerra nazis a la justicia después de la Primera Guerra Mundial.

Tobias Hermann, guardián de los archivos nazis en el Archivo Federal en Ludwigsburg, dijo que “lamentablemente en los años 50 no había un gran interés en la búsqueda de criminales de guerra nazis en Alemania".

Según Stangneth, la carta de Eichmann demuestra que "no era feliz en la Argentina o con su estado. El asesino de masas ya no quería ser el anónimo Ricardo Klement, sino el importante Adolf Eichmann".

El documento fui difundido cuando se cumple el 50 aniversario del juicio a Eichmann.

En las últimas semanas, los documentos han salido a la luz en todo el mundo sobre la vida de Eichmann en el exilio después del Holocausto.

Los datos ponen al descubierto que Alemania sabía donde estaba Eichmann varios años antes de ser capturado por Israel e incluso colaboró para evitar el encarcelamiento.

Documentos recientemente revelados muestran que hubo temor en Alemania después de la guerra y a partir del resultado del juicio de Eichmann en Israel. Según la CIA, Adenauer se encontraba al borde de la histeria ante la posibilidad de que Eichmann revelara en su juicio de que varios ex-nazis que formaban parte de la máquina de exterminio estaban sirviendo en el gobierno alemán.