Categoría: Editorial

Fuente: Revista CONVERGENCIA N° 49   (4-04-2013)

Editorial

El país ha sido sacudido nuevamente por la tragedia, esta vez las graves inundaciones producidas por el temporal que azotó a la Ciudad Autónoma de Buenos, La Plata, y en menor medida otras zonas del conurbano, afectando a más de 300.000 personas con un saldo de 59 vidas que se llevó el agua, 51 de ellas en La Plata, miles de vecinos que lo perdieron todo y una cantidad de refugiados que en el momento pico alcanzaron casi 5000 personas.

Cada vez que ocurren estas tragedias, afloran lo mejor y lo peor de la conducta humana. Están los que intentan arrimar agua para su molino repartiendo culpas -reales o imaginarias- sin tener el más mínimo respeto por las víctimas y sus deudos. La contracara fue la impresionante explosión de solidaridad popular que se movilizó en ayuda de los damnificados, ya sea donando alimentos, ropa y colchones como los que sin descanso colaboraron a evacuar a los inundados, repartieron la ayuda y prestaron atención a los refugiados en las instalaciones preparadas para recibirlos. Todo este esfuerzo se hizo en conjunto entre organismos gubernamentales, educacionales, ONGs de solidaridad civiles y confesionales, clubes de barrio y también de nuestras instituciones comunitarias. Si hay algo que destacar es la numerosa y abnegada presencia de jóvenes en las tareas de rescate y ayuda, donde se confundieron militantes políticos con estudiantes, muchachos de barrio con los de movimientos religiosos, todos unidos en la noble tarea solidaria.

Ahora toca el turno a la reconstrucción para lo cual el gobierno nacional, el provincial y el de la ciudad Buenos Aires anunciaron medidas que es de esperar se cumplan en tiempo y forma y que si es necesario se incrementen para que ningún damnificado quede desamparado y pueda reconstruir su vida.

Pero también toca el turno a la reflexión. Se ha destacado la excepcionalidad de este fenómeno; sin embargo muchos especialistas en el cambio climático han advertido que ya no deben considerarse tan excepcionales y que su frecuencia e intensidad se irán incrementando si no se toman las medidas necesarias para corregir las cusas que provocan dicho cambio climático. También se ha señalado que la especulación inmobiliaria -favorecida por un estado que no regula o regula a favor de esos intereses especulativos- con la que se expanden las areas urbanas sin los estudios hidráulicos correspondientes, tiene una gran responsabilidad en la acumulación del agua de lluvia y en los obstáculos para su rápida evacuación.

En otro orden de cosas, las repercusiones de la crisis económica en europea y otros paises desarrollados continúa haciéndose sentir en nuestro país. La producción industrial no consigue cobrar impulso, aunque se espera que vaya recuperando dinamismo hacia el segundo semestre del año. El estímulo del consumo con medidas contracíclicas por parte del gobierno nacional ha permitido sostener el PBI y se espera un crecimiento este año del orden del 3,5/4,0%. Pese a las dificultades el nivel de empleo se ha mantenido o disminuido muy levemente deslizándose parte a los semiempleados. El empleo informal se mantiene muy alto en el orden del 35% pese a las medidas del gobierno en las dos actividades de mayor incidencia como el trabajo rural y el de las trabajadoras en hogares.

Comunitarias

Faltan pocos días para que se celebren las elecciones para la renovación de la Comisión Directiva de la AMIA, luego de dos años en que la conducción actuó de hecho por la prórroga de su mandato ante la imposibilidad de superar el empate en 45 electores en la Asamblea Especial Electoral (RAT) entre los dos bloques que se formaron con los que fueron elegidos por las 4 listas que compitieron en 2011. Este año también competirán 4 listas que, salvo la confirmación de los reagrupamientos del último RAT, reflejan los mismos proyectos que vienen disputando la conducción de la comunidad desde que la ortodoxia conduce la AMIA a partir de 2008. En este número se hace un análisis con más detalles sobre las listas que competirán y sobre los ejes principales de sus propuestas de campaña.

La firma del memorándum de entendimiento entre el gobierno argentino y la República Islámica de Irán y su posterior aprobación por el parlamento, luego de un intenso debate donde participaron también representantes de AMIA, DAIA y familiares de las víctimas, provocó una gran conmoción en la comunidad. La inmensa mayoría de las instituciones se pronunciaron por el rechazo –incluyendo las 4 listas que competirán en las elecciones de la AMIA- al igual que un sector de los familiares, mientras que otro sector, entre los que se encuentra los agrupados en 18-J y Memoria Activa, lo apoyaron con reservas. Ambas posiciones están reflejadas en sendas notas en este número.

Internacionales

A medida que pasan los días pareciera ser que la encendida retórica de una guerra apocalíptica con que estuvo amenazando estas últimas semanas el dictador norcoreano Kim Jong-un, como respuesta a las maniobras militares de EE.UU. y Corea del Sur que incluyen bombarderos atómicos- se va reduciendo al clásico sistema del pataleo que ya había empleado su padre que, gobernando al país más pobre de la península coreana y habiendo adquirido una primitiva tecnología nuclear, amenazaba a Corea del Sur cuando el primer gobierno de George Bush suspendía el plan “sunrise” implementado por su predecesor Bill Clinton. Un plan que consistía en un ambicioso programa de asistencia de alimentos y energía que iba fluidamente de Seúl a Pyongyang, congelando el permanente conflicto que todavía siguen manteniendo ambos países. La diferencia es que su padre tenía el respaldo del coloso chino, no importara el paso que diera. Trece años más tarde por razones que responden a un mayor pragmatismo, por su evidente evolución económica, China ha recogido su brazo y su relación con la nación norcoreana se está volviendo cada vez más crítica, una postura adoptada que ya avala las sanciones producidas en la ONU contra el régimen de Kim. Por lo tanto, según reconocidos analistas internacionales, sería suicida para Corea del Norte atreverse a dar rienda suelta a cualquier aventura bélica, y menos misilística, una actitud que la encontraría en absoluta soledad internacional y que tendría una respuesta rápida y contundente.

En el continente europeo la situación no parece ir mejorando, por lo menos en lo que a tasa de desempleo se refiere, que no deja de aumentar, un problema hoy muy difícil de resolver si se siguen estrictamente las normas económicas de ajuste impuestas. De la idealizada Unión Europea hoy parecieran coexistir dos Europas. Una, la del norte cuyas economías flotan sobre la pesadilla financiera existente, como Alemania, un poco Austria, Holanda y Finlandia y la otra en el sur que viven ahogadas por sus deudas y agujeros fiscales como Irlanda, Grecia o Portugal, problema que amenaza también a economías más complejas como lo son las de España e Italia.

En esas naciones, ahora muy golpeadas por la desocupación y la pobreza, están apareciendo brotes de un ultranacionalismo con fuertes perfiles neofascistas que no dejan de crecer en las urnas y que tienen a la unidad europea como su principal enemigo a batir.

Israel

El mes pasado se conformó un gobierno que bien podríamos calificar de extrema derecha donde los colonos y sus aliados han conseguido todas las posiciones claves. Los ministros de Vivienda y el de Industria podrán seguir construyendo viviendas y desviando industrias a los asentamientos de los territorios ocupados sin ninguna clase de impedimentos, mientras que el Presidente del Comité de Finanzas de la Knesset les proporcionará, sin objeción alguna, los abundantes fondos necesarios para tales fines.

Por otra parte para ocupar la titularidad del ministerio de Defensa, que es en realidad el organismo que controla la situación militar en los territorios ocupados, ha sido nombrado Moshe Ya´alon, la persona adecuada que se opone a cualquier gesto positivo hacia los palestinos, incluso el más pequeño y simbólico. Un personaje nefasto que se ha atrevido a decir que el movimiento Paz Ahora es un virus en la sociedad israelí. Por su parte el gobierno ha designado a un ministro que tendrá a su cargo llevar adelante las negociaciones con los palestinos y todo un equipo ministerial para supervisarlas, pero en cuyos miembros que lo integran no se vislumbra la más mínima voluntad de que las mismas culminen exitosamente.

Pero la responsabilidad mayor en la conformación de este gobierno, cuya conducta hacia un acuerdo con los palestinos no parece que iría a variar respecto a la anterior gestión, no recayó, como es de suponer, en el PM Netanyahu cuyo sector salió debilitado en la contienda electoral, sino en Yair Lapid, un nuevo personaje en la política israelí que al frente de un flamante partido, supuestamente de “centro izquierda” logró un fuerte apoyo popular, derrotando nítidamente al bloque de los colonos usurpadores de la extrema derecha expansionista encabezado por Naftali Bennet. En una característica voltereta política, Yair Lapid ha llegado a un acuerdo con el propio Bennet, quien fuera su principal oponente en las elecciones pasadas, permitiendo su integración al nuevo gobierno constituido. Con tal asociado suponemos que, para conseguirlo, habrá tenido que dejar a un lado todo su programa electoral conque obtuvo un amplio apoyo popular.