Categoría: Cultura

Fuente: La Jornada, México    (16-05-2015)

Resultado de imagen de Emir Sader?trackid=sp-006El lema de una campaña electoral de hace poco tiempo del PP, el partido de derecha español, en Cataluña, resume la esencia de la filosofía del neoliberalismo.

En primer lugar, somos demasiados. ¿Respecto de qué? A lo que hay. Es como decir hay demasiadas cabezas para pocos sombreros.

Pero el neoliberalismo no se dispone a producir más sombreros para superar esa inecuación, sino a cortar cabezas. Podría dividir mejor lo que hay, hacer rotación con los sombreros que hay por varias cabezas. Pero no. Hay que reducir la demanda de sombreros por las excesivas cabezas.

¿Y quién decide que hay que cortar cabezas y qué cabezas deben ser cortadas? ¿La población, reunida democráticamente en asambleas o en carnicerías gigantes? No. Es el mercado, ese gran carnicero.

Las cabezas han vivido por encima de sus posibilidades de tener sombreros para todas, uno para cada una. Ahora hay que hacer el deber de casa, cortar austeramente las cabezas sobrantes.

¿Cómo decide el mercado cuáles son las cabezas sobrevivientes para los insuficientes sombreros? Por la acción mágica, sabihonda y equilibrada de su mano oculta.

Así, sobrevivirán las cabezas mejor calificadas por la inevitable ley de la oferta y la demanda. Malthusianamente. Para la gloria de los sacrosantos equilibrios macroeconómicos.

¿Y si, violando esas normas, se produjeran más sombreros para atender la demanda de todas las cabezas?

No, no y no. Por Dios, ni pensar en los disturbios macroeconómicos que se producirán con la tenebrosa venganza del mercado, que enviaría rayos sobre las cabezas de todos, como castigo por no haber obedecido las leyes de la oferta y la demanda. Todo, menos eso.

* Sociólogo brasileño, columnista de Carta Maior