Categoría: Cultura

"Si quieres verlo míralo directamente, porque cuando empieces a pensar, ya lo has perdido." Enseñanza Zen

 Teniendo al sujeto como protagonista de la historia, Beatriz Levacov puebla sus pinturas y esculturas de personajes entrelazados que unidos por  una combinación de movimientos  dispares, parecen    encaminase  juntos hacia un destino común. Las formas mantienen en todo momento  su condición humana pero no dudan en romper, de manera manifiesta, sus  leyes de ingravidez.  

Beatriz Levacov es psicoanalista, poeta y escritora, con  tres  libros publicados  sobre  la Shoa, una temática de sufrimiento donde se entrelazan muchos aspectos de  la vida humana;   participa también en la Comisión Directiva de Espacio Convergencia,   una asociación civil que impulsa un pensamiento judaico humanista y pluralista.

Beatriz Levacov es psicoanalista, poeta y escritora, con  tres  libros publicados  sobre  la Shoa, una temática de sufrimiento donde se entrelazan muchos aspectos de  la vida humana;   participa también en la Comisión Directiva de Espacio Convergencia,   una asociación civil que impulsa un pensamiento judaico humanista y pluralista. Beatriz estudió escultura con Edgardo Madanes y  pintura con Victor Chab y Ruben Daltoé. De uno aprendió a colmar de contenido  el vacio, de otro asimiló  la descarga automática para el nacimiento de  la imagen y  de Ruben Daltoé,  incorporó una forma monacal de vida artística resumida en una frase que siempre pronunció…"no gané con la pintura, la viví".

En su obra Beatriz Levacov  habla del  hombre y la mujer lanzados a un  juego de encuentros y desencuentros, de seducción y alejamientos, donde la proyección de la mirada del espectador, descubre tanto  aspectos oscuros como  elevados y nobles, que habitan en la profundidad y no dejamos emerger.   Como si los cuerpos nacieran unos de otros, las figuras se agitan y extienden  sobre  toda la superficie de la obra respondiendo a los dictados de un dibujo propio. Este conocimiento del cuerpo proviene de su periodo de formación cuando buscó  desarrollarse como auxiliar de medicina, pensando   ayudar con su trabajo a restituir la normal motricidad  en un cuerpo enfermo. Así,  los estudios sobre anatomía humana, fisiología y biomecánica le dieron el conocimiento para plasmar el dibujo anatómico que desarrolló después.

Beatriz busca una síntesis  entre lo que Freud y Leonardo en otros tiempos separaron. En 1904 Sigmund Freud escribió en “Sobre Psicoterapia”, la siguiente analogía: “Entre la técnica psicoanalítica y la sugestiva hay una máxima oposición, aquella misma oposición que con respecto de las artes encerró Leonardo da Vinci en la fórmula per vía di porre, per vía di levare. La pintura dice Leonardo, opera per vía di porre, esto es, va poniendo colores donde antes no los había, sobre el blanco lienzo. En cambio la escultura procede per vía di levare, quitando de la piedra la masa que encubre la superficie de la estatua en ella contenida."

Evocante de una celebración dionisiaca los cuerpos que pinta y moldea Beatriz se glorifican entre sí, abriendo sus manos al cielo, a la caricia y al encuentro con el otro. Una neblina de tonos apastelados  entra en  imagen tiñéndolo todo con  un suave vapor, que se espesa por momentos entre los intersticios dejados por las figuras. Cuerpos estilizados,  abrazados, algunas embarazadas o con pañuelos en la cabeza se zambullen y nadan en una humedad imaginaria. Una estructura compositiva prioriza el agrupamiento corporal hacia el centro,  buscando una salida aireada hacia la  periferia.

Beatriz Levacov  se expresa con la literatura, la pintura y la escultura para alcanzar con sensibilidad al prójimo desconocido. Quizás sin saberlo hace suya la frase de Joseph C Pearce cuando escribió: "Para vivir una vida creativa, debemos aprender a perder el miedo a equivocarnos" 

Foto: Madres, un camino infinito (detalle) - 2010

*Lic. en Historia del Arte, Master en Cultura Argentina, Becado por Fulbright Comission en el Museum of Modern Art, New York. Jurado en importantes premios. Fue Director del Palais de Glace y Curador de Exposiciones Especiales de la Biblioteca Nacional.