Categoría: Antisemitismo

Fuente: Iton Gadol   24-07-09

{mosimage}Reino Unido ha registrado una cifra sin precedentes de "crímenes de odio" antisemitas, con más incidentes registrados en 2009 que en cualquier año anterior, informó el viernes un grupo consultor judío.
Hasta finales de junio, hubo 609 incidentes antisemitas que iban desde abusos verbales a violencia extrema, frente a los 276 ocurridos durante el mismo período el año pasado.
The Community Security Trust (CST), que asesora a los cerca de 300.000 judíos de Reino Unido en temas de seguridad, señaló que era la cifra más alta que había registrado desde que comenzó a recopilar datos en 1984.

La ofensiva de Israel en Gaza contra los milicianos de Hamás llevada a cabo a finales de diciembre fue el principal motivo, según el organismo, de muchos de los incidentes de enero e incluyeron referencias directas a la misma.
"Los judíos británicos se están enfrentando a los niveles históricos más altos de ataques racistas y de intimidación", señaló Mark Gardner del CST.
 "No hay excusa para el antisemitismo, racismo y los prejuicios, y es totalmente inaceptable que los conflictos en el extranjero deban tener tal impacto aquí", agregó.
El CST registró 77 incidentes antisemitas violentos, incluidos dos que clasificó de "violencia extrema", un ataque que podría causar la muerte o severos daños físicos.
La mayor parte de los incidentes se produjeron en Londres y Manchester, donde están las dos mayores comunidades judías en Reino Unido.
"El aumento del antisemitismo no preocupa tan sólo a las comunidades judías británicas, si no a todos aquellos que se ven a sí mismos como seres humanos decentes", sostuvo Shahid Malik, el ministro de Cohesión del Gobierno.
Denis MacShane, un miembro del Parlamento quien dirigió en 2006 una investigación sobre antisemitismo, dijo que el tema era "un problema muy real".
"Esta es una advertencia para toda nuestra sociedad, una advertencia de que las dañinas fuerzas del extremismo y de los chivos expiatorios están volviendo nuevamente", agregó.
A comienzos de mes, un alto cargo antiterrorista británico señaló que la policía estaba preocupada por el aumento en los ataques de extrema derecha.